POLITICA ANTES DEL 10 DE DICIEMBRE Y CON EL PRESIDENTE ELECTO

La UCR acepta negociar una nueva Corte tras las elecciones

PERFIL COMPLETO

Foto:Cedoc Perfil
La cobertura de las vacantes de la Corte Suprema sigue siendo una incógnita. El radicalismo, una de las fuerzas que podría acompañar al kirchnerismo en la aprobación de nuevos pliegos para reemplazar a Eugenio Zaffaroni y Carlos Fayt, está dividido. Un sector sostiene que la restauración del máximo tribunal debe llevarse a cabo después del 10 de diciembre, tal como lo había acordado la oposición, mientras que otro afirma que puede iniciarse el proceso antes de que termine el gobierno de Cristina Kirchner.
En diálogo con PERFIL, el senador Ernesto Sanz dijo que una vez electo el próximo presidente, y bajo su conformidad, se podría comenzar a discutir en el Senado el futuro de la Corte. “No hace falta esperar al 10 de diciembre. Siempre con el acuerdo del próximo presidente electo, se puede empezar a negociar”, declaró a este diario. Incluso aclaró que se podría resolver antes del recambio presidencial. Sin embargo, rechazó la idea, que proponen entre otros Zaffaroni, de ampliar la cantidad de miembros.
Por su parte, el diputado nacional Mario Barletta indicó que “(la Corte) no se debería completar tal cual lo establece la ley hasta el próximo gobierno”, precisó. Añadió que si bien se pueden iniciar las conversaciones antes del 10 de diciembre, la aprobación de pliegos se tiene que dar con el próximo gobierno. Tampoco se mostró de acuerdo con ampliar la cantidad de miembros. Para los radicales no sería lo mismo negociar con Cristina que con Scioli.
Una fuente del Gobierno le contó a PERFIL que existe la disyuntiva en el gabinete respecto de ampliar o no la Corte antes de que termine el mandato de Cristina. Si después de las elecciones de octubre el oficialismo descubre que ya no tendrá mayoría simple en el Congreso –que es lo más probable–, podría evaluarse modificar por una ley que requiere mayoría  simple la conformación del máximo tribunal. Sin embargo, este mismo funcionario consideró que lo más atinado es que tanto una posible ampliación como la aprobación de los pliegos para reemplazar a Zaffaroni y Fayt deben tratarse con el próximo gobierno.
Algunos sectores del kirchnerismo sostienen que el senador Adolfo Rodríguez Saá ya inició conversaciones con el sciolismo para colocar a Liliana Negre de Alonso en la futura Corte Suprema. “Eso es más probable que un escenario en el que el radicalismo preste los votos para aprobar dos nuevos pliegos”, especificó una de las fuentes en diálogo con este diario.
Rodríguez Saá se había mostrado propenso a un consenso para la renovación de la Corte, pero había aclarado que no estaba negociando colocar a Negre de Alonso en el máximo tribunal. Sin embargo, podría haber conversaciones subterráneas para que eso ocurra.
De todos modos, habrá que esperar a que pasen las elecciones y a que la relación de fuerzas en el Congreso se cristalice como para discernir si el futuro de la Corte dependerá de este gobierno o del próximo. El kirchnerismo siempre quiso tener algún tipo de control sobre el máximo tribunal porque hasta allí llegarán causas sensibles que involucran a protagonistas del Gobierno, incluyendo a la propia presidenta de la Nación.

Mariano Confalonieri