POLITICA "CON MACRI VA A CERRAR LA FACULTAD"

La Universidad de Quilmes se sumó a la "campaña del miedo"

La casa de estudios pidió “defender los logros” ante la “amenaza” de Cambiemos. “Paran clases para decir que si gana Macri cierra la UNQ”, contaron.

PERFIL COMPLETO

La Universidad Nacional de Quilmes (UNQ) siempre tuvo como modelo a la Universidad de Buenos Aires (UBA). Quizás por eso, a dos semanas del balotaje presidencial, por sus vías oficiales, la casa de estudios de la zona sur del conurbano quiso imitar a la UBA y se sumó a la “campaña del miedo” para pedir el voto a Daniel Scioli.

Así lo reportaron distintos alumnos de ese centro universitario a Perfil.com, que reenviaron a este medio los correos electrónicos oficiales donde la UNQ pidió “defender las conquistas de la década K” con un tono más parecido al de la militancia partidaria que al de una institución educativa.

Distinto a lo que había pasado con la resolución del Consejo Directivo de Ciencias Sociales de la UBA, en Quilmes sí hicieron mención explícita a Cambiemos, a la que llamaron “la alianza”.

En un extenso comunicado oficial, la UNQ enumeró el crecimiento presupuestario que tuvo la universidad durante el kirchnerismo e informó a sus alumnos que “esta dirección está en riesgo, porque sostenerla implica convicciones y políticas que no están previstas en el programa de gobierno de la Alianza Cambiemos”.

Para la universidad estatal, el plan educativo del espacio que lidera Mauricio Macri es “obsecuente” e “impedirá implementar políticas que garanticen la posibilidad de seguir trabajando con calidad e inclusión”.

“Creemos necesario hacer un llamado a la comunidad educativa y manifestar nuestra posición y nuestra preocupación frente a esta instancia crucial para el futuro político de nuestro país”, continuaron.

Por último, el tono del comunicado universitario se torna totalmente partidario: “En un balotaje, hay dos opciones. El programa de Cambiemos pone en riesgo todo lo construido hasta hoy. Entendemos que la Argentina no es el paraíso. Faltan muchas cosas por hacer y mejorar. Llamamos a la comunidad a votar en defensa de la de la Educación Pública”.

Más aún, bajo anonimato, una alumna de la universidad relató a Perfil.com que “son muchos los docentes que “paran las clases y le dedican 10 minutos a pedir el voto a Scioli porque ‘con Macri va a cerrar la universidad’”.

Polémica. La militancia partidaria que realizan universidades oficiales, por vías institucionales, enfureció a distintos docentes que se manifestaron públicamente contra la confusión entre Estado y partido gobernante, que el kirchnerismo convirtió en un clásico hábito de poder.

El más contundente fue el sociólogo Pablo Alabarces, docente de la Universidad de Buenos Aires. “Una institución educativa pagada por todo el pueblo argentino, tomó posición electoral a favor de un partido político (cualquiera sea él)”, empezó, en la red social Facebook.

“Una resolución del Consejo es un acto jurídico que obliga a todos a obedecerlo: en consecuencia, a todos aquellos que decidamos no ‘sumar nuestro apoyo y compromiso’ detrás de Scioli nos pueden caber penalidades. ¿Debemos, estimadas autoridades, comenzar a buscar nuevo trabajo?”, se preguntó.

En su párrafo más enfático, Alabarces remató: “Han dado un paso que no debían dar. Pueden regresar, como siempre se puede volver de los errores. Es muy triste enfrentar tal grado de autoritarismo y falta de respeto democrático por la disidencia. Insisto: la consecuencia lógica del paso que han dado es la persecución y la expulsión de las voces críticas. Ya que han dado el primero, les ruego nos avisen antes del próximo, para darnos tiempo a buscar cobijo”.

(*) De la redacción de Perfil.com. En Twitter: @PatoCaruso.



pcaruso