POLITICA ESTILO PRO

El afán de Macri por ser un "hombre común": marketing o acción genuina

El Presidente asistió al comedor de la Casa Rosada. Antes, había cenado junto a su familia en una hamburguesería. Qué dicen los especialistas sobre las estrategias de imagen y comunicación.

Obama y Macri almorzando
Obama y Macri almorzando Foto:redes sociales
Comer una hamburguesa en una local de barrio, bajarse del auto a saludar a las personas, patearle un penal a un chico o viajar en un colectivo "para la foto": son algunas algunas de las escenas "marketineras" que protagonizó el presidente, Mauricio Macri durante poco más de un año de gestión. Hoy almorzó junto a los empleados en la Casa Rosada: apareció sorpresivamente para compartir un momento con sus colaboradores.

Pasadas las 13.30, el jefe de Estado se presentó en el comedor ubicado en el segundo piso del edificio oficial, junto al secretario de Asuntos Estratégicos, Fulvio Pompeo, y el vocero Iván Pavlovsky, según consignó la agencia DyN.

El menú de Macri fue una sopa fría de zanahoria, y una ensalada de espinaca, trigo burgol, hongos y cebollas. Allí también estuvieron presentes representantes de la prensa; algunos de ellos, incluso, compartieron la mesa. El diálogo devino en cuestiones futbolísticas, y el funcionario aceptó jugar el mes que viene un partido con los acreditados de la Sala. 

Dar la cara es algo fundamental para un líder: estar presente, relacionarse con quienes son parte o eje fundamental de un gobierno, ya sea sus empleados, la comunidad, el pueblo, sobre todo cuando hay un clima de incertidumbre”, dice Natalia Martini, licenciada en Relaciones Públicas e Institucionales, directora de NM Comunicaciones, y fundadora del portal RRPPnet. Según la especialista, “es importante involucrar y entusiasmar al resto del equipo. Sin embargo, el gran desafío es ver qué pasa con esto después. La foto está bien, pero eso sólo no sirve para sostener el perfil de un Presidente, ahora hay que construir más allá de eso: que empiece a correr la película”.

Hace menos de un mes, el mandatario había cenado en una hamburguesería cerca de la quinta de Olivos junto, con Juliana Awada y Antonia. Imitando el estilo Obama-Michelle, la familia estuvo presente en un nuevo restaurante del reconocido cheff Mauro Colagreco. 

La idea de Macri siempre fue acercarse a la gente, desde que era jefe de Gobierno en la Ciudad de Buenos Aires, y lo fue manifestando de distintas maneras. Creo que su idea es mostrarse como alguien ‘normal’, lo cual me parece válido”, dice Alicia Bustos, licenciada en Relaciones Públicas y especialista en imagen corporativa y ceremonial. Y agrega: “El grave problema de esto es cuando la gente empieza a notar que está todo armado. Por eso, hay que tener una medida justa en lo que se muestra por redes sociales. Deberían manejarlo con más prudencia. A veces, es preferible que la foto sea subida por un vecino que justo estaba en el mismo restaurante, y que no sea la Casa Rosada o el Presidente quien la comparte, para que sea más casual, más creíble”. 

En concordancia con la cena informal de Macri, semanas antes se la había visto también a la gobernadora María Eugenia Vidal, comiendo en un reconocido lugar de comidas rápidas en la ciudad de La Plata junto a su hijo

Orlando Dadamo, doctor en Psicología y co-director del Centro de Opinión Pública de la Universidad de Belgrano, señala: “Creo que estas acciones guardan relación de continuidad con lo que fue la campaña de Mauricio Macri y María Eugenia Vidal: ambos tuvieron una fuerte presencia en las casas de los vecinos”. Y concluye: “Este tipo de estrategias marca el estilo del Presidente: diferenciarse de Cristina Fernández”.