POLITICA

Lagomarsino sugirió que "Nisman estaba solo cuando murió" y desafió a Arroyo Salgado

El técnico informático indicó que “todo indica” que el exfiscal no estaba acompañado al momento de su muerte. "Si Arroyo Salgado no me cree, me importa un bledo", criticó. Audio.

Foto:Gentileza Diez Sudacas

Uno de los implicados en la causa que investiga la muerte del fiscal Alberto Nisman es el técnico informático Diego Lagomarsino, cuya pistola Bersa calibre 22 fue la que dio muerte al principal investigador del atentado a la AMIA. Hoy, y a pesar de haberse autorrecluido en las sierras de Córdoba a un año de la noticia, un medio digital logró contactarlo y lo entrevistó.

El portal Diez Sudacas publicó una entrevista exclusiva con Lagomarsino en el que exasesor de Nisman cuenta y amplía detalles sobre las acusaciones en su contra, sobre los servicios de inteligencia, sobre la propia muerte del fiscal, sobre Sandra Arroyo Salgado y sobre cambió su vida.

Al preguntársele sobre que la querella asegura que Lagomarsino "tuvo algo que ver con la muerte de Nisman", dijo: "¿Que yo tengo que ver con la muerte? Bueno, a ver… Alberto me llama el sábado, me pide un arma, yo se la entrego y después muere con esa arma. Si vamos al absurdo, sí, tengo algo que ver. Si vamos a si yo lo maté, obviamente que no. La querella constantemente cambia las figuritas. Cuando le conviene pone una. Cuando esa figurita no le sirve, pone otra".

"No tienen nada. Que digan qué elemento les da para decir que yo tuve algo que ver. Creo que Arroyo Salgado no busca la verdad", completó.

"¿Pensás que Nisman se suicidó?", se le inquirió. "Si voy a la causa, en la que sinceramente no estoy del todo metido, aunque hable muchas veces con los peritos, todo indica que Nisman estaba solo cuando murió. Por las pruebas que hay, ¿no? Ahora, uno empieza a escuchar cosas de afuera y eso se pone en duda. Se pone en duda en la mente, no en lo fáctico. Pero, la verdad, no sé qué puede haber pasado. Y si se suicidó, hay que ver si lo hizo porque quiso o porque lo obligaron", sostuvo.

Por otra parte, alegó desconocer si "realmente conocía a Nisman". "¿Realmente lo conocía a Nisman? Creo que Alberto no se dejaba conocer del todo. De hecho, a mí me engañó cuando me pidió el arma diciendo que era para proteger a las hijas [Lagomarsino asegura que no sabía que en ese momento estaban en Europa]. Sinceramente, no sé si a Alberto yo lo conocía. Conocí una parte, tal vez. La parte que él te mostraba."

En determinado momento de la entrevista reconoció que Nisman tenías "malos tratos o modales" con sus pares o conocidos. "A lo mejor le dabas una respuesta que no era la que él quería y te trataba mal. Hasta me insultó, más de una vez. Y más de una vez le frené el carro diciéndole: 'Pará un poco'. Después me pedía disculpas. Pero yo veía cómo trataba a los custodios, cómo trataba a la secretaria, cómo trataba a todo el mundo por teléfono. Hasta cómo se trataba con su exmujer. Lamentablemente, presencié peleas entre ellos. Estaba en su casa y las escuchaba". Aunque luego aclaró: "No era un tipo malo por tener malos modales. Era un tipo brillante, súper inteligente".

La acusación de su presunta homosexualidad también lo afectó, asegura Lagomarsino. Cristina Kirchner remarcó su presunta "relación íntima" con el fallecido fiscal. "Creo que Cristina se equivocó. Mis hijos son chicos y hay muchas cosas que no entienden, pero las hijas de Alberto son más grandes. Me dolió más por Iara [la hija mayor del fiscal] que por mí. Que te digan que tu viejo era gay… ¿Sabés lo que me afectó? Que digan que era un asesino. Básicamente dijeron eso, y Arroyo Salgado dice eso. Bueno, ahora no tanto. Ahora dice que tengo algo que ver. Cambia las cosas todo el tiempo. Al principio, en enero de 2015, no me conocía, y ahora dice que era una persona de máxima confianza de la familia".

Tras asegurar que sus amigos le "salvaron la vida" admitió que pensó en suicidarse. "Lo pensé en su momento. Es muy difícil superar ciertos ataques. Si Arroyo Salgado no hubiera parado de pegarme, a lo mejor me liquidaba. Es muy difícil soportar todo eso. Dijeron que era puto, que le llevaba falopa [droga], que era ñoqui [que cobraba un sueldo del Estado sin trabajar]. Terminaron diciendo que yo no era un buen profesional, que la computadora era un colador…"

"¿Cómo afectó todo esto a tu familia?". "Mis hijos son chicos, tienen 8 y 5 años, y están más aislados. Un amigo de mi hijo me dijo hoy: 'Che, Diego, que bueno que sos famoso'. No sé si ellos llegan a captar tanto. El otro día mi hijita me dijo: 'Papá, mirá, te siguen tus amigos', porque piensa que los custodios son mis amigos. Entonces empezamos a hablar, porque nunca lo habíamos hecho. Y le pregunte: '¿Qué te parece que hacen mis amigos?'. Me respondió: 'Son los que te cuidan de que no te maten'. Evidentemente, algo entienden. Es muy loco que una nena de 5 años te diga eso".

Por último, concluyó: "Si Alberto no me hubiese nombrado a sus hijas, yo no le habría dado el arma. Esa es una de las cosas que a mí me molestan. Lo que no entiende Sandra Arroyo Salgado es que cuando Alberto me pidió eso y yo acepté fue para cuidar a sus dos hijas. ¡Que lo entienda de una vez! Y si no me cree, que no me crea. Me importa un bledo. Pero la realidad es esa. Yo sé la verdad, ¡yo sé la verdad! La verdad fue que Alberto me pidió el arma… Bueno, lo repetí veinte mil veces. Y se pudo comprobar gran parte. Ahora, ¿qué pasó después de las ocho y media, cuando me fui?  No tengo ni idea. Pero yo sé que no soy parte de la SIDE ni nada de eso…".

AUDIO (Gentileza Diez Sudacas):



Redacción de Perfil.com