POLITICA LA MUERTE DE NISMAN


Lagomarsino dijo que Salgado miente y aclaró que vive tranquilo

PERFIL COMPLETO

El perito informático Diego Lagomarsino, que prestó a Alberto Nisman el arma de la cual salió el disparo que ocasionó su muerte, declaró ayer que la ex esposa del fiscal, Sandra Arroyo Salgado, “miente”. Lagomarsino está imputado en el expediente y es el único en esa situación.
“Sandra dijo cosas que son totalmente mentiras, en la causa están de una manera y ella dice que están de otra”, explicó. Y añadió que no sabe qué busca con esa actitud. Advirtió que el día que vio a Nisman, pocas horas antes de su muerte, no lo vio deprimido. “El único momento de quiebre fue cuando me dijo lo de las hijas, que no lo querían ver por miedo a que pase algo”, precisó en declaraciones a la radio Rock & Pop.
Dijo que “Arroyo (Salgado) dice que eso es mentira... pero bueno, eso fue lo que pasó, la verdad es que lo que diga Arroyo no me preocupa demasiado”.
El perito informático aclaró que vive con una “tranquilidad muy grande” y manifestó no tener una posición tomada respecto de si el fiscal se suicidó o fue asesinado. Sin embargo, resaltó que en el expediente judicial “todos dijeron que él estaba solo, salvo un médico de la querella”. Y aclaró que está a la espera de que la Cámara de Casación resuelva su situación judicial.
Un día antes de ir al Congreso a presentar su denuncia contra la ex presidenta Cristina Fernández, por encubrimiento en la causa AMIA, el fiscal apareció muerto con un disparo en la cabeza, en su departamento de las Torres Le Parc en Puerto Madero.
Esta semana se conoció el audio en el que la madre de Nisman, Sara Garfunkel, pide la ambulancia cuando encuentra el cadáver de su hijo. Y la fiscal Viviana Fein, que ya no está a cargo de la causa, advirtió que para ella al ex fiscal lo indujeron al suicidio. Fein alimentó esa hipótesis con una serie de llamadas telefónicas cruzadas que se dieron después de la muerte del fiscal entre sectores de la inteligencia argentina. Entre los personajes que se habrían comunicado entre sí están el ex jefe del Ejército César Milani y el ex espía Fernando Pocino. “Estaba trabajando en esa línea de investigación cuando me apartaron de la causa”, dijo Fein. Arroyo Salgado, por su parte, indicó que no fue Nisman quien disparó el arma. Sostuvo que el ex funcionario judicial fue asesinado.
Arroyo Salgado siempre insistió con que la causa pasara al fuero federal. Y terminó en manos del juez federal Julián Ercolini. Sin embargo, a más de un año de su muerte, aún no se sabe qué pasó. No se pudo determinar con certeza si hubo otra persona en el departamento ni quién disparó

R.P.