POLITICA

“Lagomarsino podría estar siendo usado por los asesinos de Nisman”

Gustavo Perednik, amigo del fiscal Nisman, analiza el rol que jugó el técnico informático en la muerte de Nisman.

PERFIL COMPLETO

Foto:Cedoc Perfil

El escritor e íntimo amigo del fiscal Alberto Nisman, Gustavo Perednik, criticó el curso de la investigación sobre la muerte del ex titular de la UFI-AMIA y opinó sobre la participación de Diego Lagomarsino. “Podría estar siendo utilizado por los asesinos de Nisman para desviar el foco de atención”, expresó. El autor de Matar sin que se note, la ficción que describe la investigación del fiscal ahora muerto, se presentará en la Feria Internacional del Libro el domingo 26 en un diálogo abierto con el público.

—¿Qué papel cree que jugó Diego Lagomarsino en la muerte de Nisman?
—Su rol en el fallecimiento de Nisman es bastante menor a lo que él mismo intenta mostrar. En mi opinión podría estar siendo usado y manipulado por los asesinos de Nisman para desviar el foco de la investigación y no llegar a la verdad. Desde la primera vez que lo vi supe que mentía, su lenguaje corporal lo delata. No tengo dudas de que en torno a Lagomarsino hay algo raro, pero no creo que sea el asesino de Nisman.

—¿Entonces quién piensa que lo mató?
—El que lo asesinó tiene que ver con Irán, todas las amenazas que Alberto recibía eran de iraníes. No sé quién apretó el gatillo, pero creo que toda la historia de Lagomarsino sólo intenta crear confusión. Además, Alberto nunca mencionó a Lagomarsino como alguien cercano y nunca supe de su existencia hasta su aparición en los medios.

—¿Si Nisman y Lagomarsino no tenían una relación tan cercana, por qué compartían una cuenta en el exterior?
—No creo que sea común compartir una cuenta bancaria con un empleado, pero tampoco considero que sea extremadamente extraño. Imagino que Nisman tenía una cuenta de ahorro en el exterior y Lagomarsino le pidió colocar sus ahorros en ella. Lo que sí es una mentira absurda es que depositaba la mitad de su sueldo en esa cuenta. Es ridículo.

—¿Por qué Nisman le pidió a Lagomarsino un arma si tenía una igual en la casa de su madre?
—Sigo pensando que Alberto no pidió ningún arma porque su temor no era ser asesinado dentro de su departamento sino afuera y lamentablente ese cálculo le salió mal. Por otro lado nunca pudo comprobarse si efectivamente Lagomarsino le acercó la pistola.  

—¿Usted sabía que Nisman tenía armas?
—Nunca supe que poseía armas y no entiendo el supuesto pedido a Lagomarsino de una pistola que ya tenía. Me parece extraño que haya solicitado un arma cuando él mismo me decía que “no sabía defenderse ni utilizar una pistola”.

—¿Con qué objetivo Sara Garfunkel (madre de Nisman) retiró documentación de la caja de seguridad de su hijo tras su muerte?
—Considero que es natural que la madre haya retirado el contenido de la caja de seguridad porque el Gobierno tiene una actitud agresiva para con la causa Nisman y tal vez pudo haberse sentido perseguida. Entiendo que lo hizo para proteger los intereses de su hijo.

—¿Qué opina del rol de Arroyo Salgado en la investigación?
—La labor de Arroyo Salgado me parece positiva ya que está defendiendo los intereses de las hijas de Alberto. Desde el comienzo de la investigación lo hizo con seriedad y sus aportes me parecen importantes para que la causa no termine en la nada misma.

—¿Y sobre la fiscal Fein?
—Fein no es confiable y me parece que está haciendo el juego del Gobierno. El hecho de que todavia no haya podido determinar si esto se trató de un asesinato o un suicidio es grave. A su vez me parece gracioso que aún dude de que esto es un homicidio. Nadie cree que se suicidó, es ridículo. Creo que está intentando dejar que la investigación se diluya.

—¿Nisman dejó alguna herencia de dinero importante?
—Tanto Alberto como Sandra, su hermana, tenían un buen pasar gracias a sus padres. No son ricos, pero tenían una buena posición económica. Realmente me extrañaría que Salgado y la familia de Alberto puedan confrontar por esto, aunque es evidente que Nisman algo de dinero dejó.



Bruno Yacono