POLITICA


Larroque: "Hay una cacería a través de causas judiciales"

El diputado kirchnerista habló sobre la sangría de referentes del Frente para la Victoria y de qué piensan hacer con Ottavis.


Foto:Silvestro Marcelo

En el marco del cisma que padece el Frente para la Victoria en los últimos meses, el diputado nacional Andrés ‘Cuervo’ Larroque habló sobre el liderazgo de Cristina Fernández de Kirchner y la reorganización forzosa que sufrió el kirchnerismo.

En diálogo con Punto de Partida, emitido por AM 950 Belgrano, el secretario general de La Cámpora comenzó por aclarar que no participó de la marcha y cacerolazo del jueves pasado.

“No participé, pero acompañé el reclamo del jueves.  No participé para que no se malinterprete. Entendí que era un reclamo generado de la gente y mucha veces se puede malinterpretado la participación de referentes políticos como uno. Pero me llamó la atención la masividad”, explicó.

En cuanto a los pases y movimientos desde el Frente para la Victoria, admitió una “gran crisis”. “Creo que hay una gran crisis en la dirigencia, pero muchas veces hay que ver a quienes dirigen. Se trata de personas encaramadas en espacios de poder institucional que olvidan cual es el objetivo popular de presentar los intereses populares. La amnesia de estos personajes es porque nunca tuvieron en clara la transformación de la Argentina”.

Respecto de la influencia de Sergio Massa como imán opositor para atraer a las “fugados”, dijo: "Creo que más allá de los dirigentes, lo central radica en la gente. Hay mucho kirchnerismo en la sociedad, y están más a la altura ellos que muchos que se denominan dirigentes. Sí estamos en un momento de especulación o de intentos de ciertas alquimias electorales, pero es aventurado porque hay una agenda compleja como el cacerolazo. Expresan grandes intervenciones de sectores sociales amplios que no están en una ingeniería electoral que buscan salvar el pellejo de los dirigentes”.

Al preguntársele si se va a realizar una interna en el seno del partido, respondió que "hay dos esferas". "El movimiento nacional y popular excede la identidad del peronismo. Hay otros dirigentes que se paran en cierto pejotismo. Hay algunos miembros del peronismo que licuan su sentido y buscan transformar el espacio en algo conservador. Hay ciertos dirigentes que quieren transformar el peronismo en un espacio conservador, que administre los intereses de esa dirigencia.  Nuestro movimiento excede el peronismo".

“No se produjo un cisma importante”, dijo respecto de la partida del Movimiento Evita del FPV. "Los dirigentes del Evita siguen identificado al FPV más allá de los limites que plantearon. La decisión fue tomada en un momento muy inoportuno. Relativizo esta idea de la sangría o una fragmentación. La unidad va a terminar siendo un hecho. Hay compañeros que apresuraron algunos pasos. La operación del poder era una diaspora más fuerte y esperaban que el FPV ya no exista para esta altura y eso no ocurrió”.

"Creo que se está dando una cacería a través de las causas judiciales como nunca se recuerda. Así como proscribieron al peronismo en el pasado, hoy se da a través de otras metodología más modernas”, agregó.

En cuanto a la nueva estrategia del FPV y la postura de Cristina Kirchner, manifestó: “El Frente Ciudadano, que contiene al FPV, contiene además sectores muchos más amplios, sin una constancia orgánica. La interlocución de estos sectores la establece Cristina con el pueblo".

"No hay peronismo sin Cristina”, subrayó. "De la candidatura es otra discusión. Cristina no está pensando… Ella está preocupada por lo que le pasa a la gente. La gente va a elegir entre los grupos económicos y la gente. No hay peronismo ni movimiento nacional y popular sin Cristina. Cristina está preocupada con lo que le pasa a la gente”.

Y lanzó: "El Gobierno se equivocó en montar esta avanzada judicial y podía tener una aliada estratégica para leer la realidad. El Gobierno perdió una oportunidad en tener a Cristina como asesora. Cristina tuvo una actitud muy constructiva en términos institucionales. Los que vinieron a hablar de dialogo son revanchistas”.

Ottavis. Larroque admitió no hablar con el camporista desde hace al menos 5 meses. "Lo que vengo hablando con algunas compañeros no compartimos muchas de sus intervenciones y formas de manejarse, porque están en las antípodas de cómo nosotros pensamos encarar la militancia, y la construcción política. Tenemos ámbitos para resolver estas cuestiones, y en su momento serán conocidos por todos. Hay muchas cosas que no fueron decisiones orgánicas y no compromete al espacio en su conjunto".



Redacción de Perfil.com