POLITICA ACCION POLITICA CONJUNTA

Las CGT buscan plasmar la unidad en el Congreso

PERFIL COMPLETO

Foto:Telam

Los gremios aceleran la unidad para mejorar su posición negociadora frente al Gobierno. Concentrarán sus fuerzas con una estrategia política común, para influir en los debates parlamentarios sobre los temas que afectan a sus afiliados. A pesar de que el jueves se reunieron los tres secretarios generales de las CGT (Antonio Caló, Hugo Moyano y Luis Barrionuevo), la iniciativa no cuenta con el apoyo de algunos gremios de la CGT Caló y de los diputados sindicales Oscar Romero (Smata) y Alberto Roberti (Petroleros).
Según anticiparon tras el almuerzo del jueves varios secretarios generales, consensuaron proyectos sobre despidos, impuesto a las ganancias y asignaciones, entre otros temas de la agenda sindical. Para el tema de la pérdida de contratos laborales se barajan opciones y se analiza la idea de reinstaurar la doble indemnización como una alternativa “de máxima”.
Aunque hay un fuerte descontento por las idas y vueltas del presidente Mauricio Macri en el tema Ganancias, también hay plena conciencia de que el tiempo de las acciones directas está aún lejos. “La verdad es que hoy por hoy nadie habla de paros”, explicó un dirigente de la Confederación Argentina de Trabajadores del Transporte (CATT), la agrupación que impulsó los últimos paros cegetistas contra Cristina Kirchner.

Antonio Caló fue quien propuso la reunión y la coordinación parlamentaria, como él mismo reconoció ayer en una entrevista con Radio Mitre. El metalúrgico propuso a Moyano y Barrionuevo, en la antesala del encuentro con Macri en la Casa Rosada, conformar un interbloque sindical para avanzar con proyectos en el Congreso. En principio, la reunión debía realizarse el miércoles de la semana pasada, pero fue postergada por compromisos que tenía el diputado Abel Furlán, secretario de prensa de la Unión Obrera Metalúrgica (UOM).
El Frente Renovador, que tiene el mayor número de diputados de origen sindical, será un catalizador fundamental de las iniciativas sindicales en el Congreso; por eso envió al encuentro del jueves en el histórico edificio de la calle Azopardo a su jefa de bloque, Graciela Camaño, y a su principal economista en Diputados, Marco Lavagna.
El impulso de unidad aún mantiene a un grupo de diputados y secretarios generales al margen. A pesar de que Caló fue el impulsor del encuentro, no hubo adhesión de los sindicatos que integran el Movimiento de Acción Sindical Argentino (MASA). “Nos enteramos por los medios del encuentro”, confesó –en off– un influyente dirigente del brazo político de la CGT Caló.
El dato es importante, porque deja fuera de la acción en el Congreso a los sindicalistas del flamante bloque justicialista que rompió con el FpV a inicios de febrero con el diputado Diego Bossio y el gobernador Juan Manuel Urtubey. El líder de esta bancada, Oscar Romero, diputado y dirigente de Smata, uno de los gremios que integran la CGT Caló y el MASA, fue terminante ante la consulta de PERFIL: “Soy coherente, no tengo intención de participar de ese interbloque”.

 

Triaca celebró

El ministro de Trabajo, Jorge Triaca, aseguró ayer que el Gobierno ve “con buenos ojos” la unidad sindical. “Creemos que va en la línea de la unidad de los argentinos que se superen las diferencias coyunturales que encontramos que el gobierno anterior planteaba o generaba”, enfatizó Triaca.
Además, reconoció que el cambio en Ganancias “es insuficiente” y “no es la solución definitiva”. “Sabemos que molesta, pero tenemos que darle una base general y conceptual justa para todos”, explicó en declaraciones a las radios La Red y Continental.

 

Segunda ola de despidos

Comenzó la segunda ola de despidos en el Estado, que continuará hasta el 31 de marzo, según definió el decreto que sirve como marco para las desvinculaciones que dirige el Ministerio de Modernización. El primer sector afectado fue la Unidad de Información Financiera, donde se suspendió el contrato de 45 empleados. Entre los despedidos hubo fuertes expresiones contra la dirección y se advirtió sobre el riesgo de que se afecte la capacidad de control de este organismo clave. Desde la dirección prefieren mantener el silencio pues, afirman, el secreto que cubre sus actividades les impide hacer público el desempeño de sus dependientes. En el Ministerio de Justicia la suma ya se eleva a 520. Como anticipó PERFIL, ayer se conocieron cerca de 220 desafectaciones en la Superintendencia de Riesgos de Trabajo (SRT). Fuentes de la repartición indicaron que había empleados con alto ausentismo, contratos temporales y jubilados entre los desafectados.



Aurelio Tomas