POLITICA OLVIDOS, PRÉSTAMOS DUDOSOS Y MÁS...


Las declaraciones juradas que comprometen el futuro de Milani

La denuncia de Ocaña y Garrido toma fuerza y preocupa al exJefe del Ejército. Las presuntas irregularidades.

César Milani
César Milani
Foto:DyN
El juez federal Daniel Rafecas recibió finalmente el informe de los peritos contables que estudiaron el patrimonio, las inversiones y los ingresos del ex Jefe del Ejército, Cesar Milani, con la conclusión de que "no aparece justificado ni el patrimonio del Sr. Milani, ni sus consumos" mientras que "la ecuación ingresos contra inversiones y compras, de acuerdo a la documentación aportada, es inconsistente".

PERFIL dialogó con la legisladora denunciante, Graciela Ocaña, que junto a Manuel Garrido presentaron en 2013 un escrito ante la Justicia del que se desprenden puntos flojos que, tras el respaldo de los peritos, complicarían el futuro del exhombre fuerte del Ejército.

"Milani presenta declaraciones juradas desde el año 2000, el nunca ocupó otro cargo que no fuera público y su mujer no trabaja. Es bastante sencillo determinar el enriquecimiento ilícito. Lastima que la Justicia haya tardado tanto. Sus ingresos relacionados con sus activos te da un número promedio imposible para vivir por mes", explicó Ocaña.

En la denuncia, los legisladores acusan que "el General Milani pretende hacernos creer que ha mantenido, durante los últimos 10 años o 120 meses, a su familia con $ 300.000. Un ejemplo de frugalidad que haría sonrojar a los generales San Martín y Belgrano".  

Dicha conclusión fue estimada al analizar las declaraciones juradas de 2010 y 2011 de Milani. "La suma percibida por el Sr. Milani en concepto de salarios netos durante los últimos 10 años, arroja un total de  $1.326.515. Si a ello le detraemos: los créditos pagados para comprar su primer vivienda, las mejoras realizadas a la primer vivienda según su DDJJ, la compra de uno de sus automóviles en el año 2009 (Honda Fit) y la diferencia abonada para adquirir su actual vivienda en la Horqueta, Partido de San Isidro, deberíamos restar a la suma percibida por salarios, $ 961.00", aclaran los diputados en la denuncia.

Cabe destacar que el ex funcionario declaró que su única fuente de ingresos desde que forma parte del Ejército Argentino (año 1973) son los sueldos que ha percibido por desempeñar distintos cargos en la fuerza. En el año 2010, se encuentra la primera presunta irregularidad: declaró haber ganado en todo el año $168.938 y haber adquirido un inmueble en la localidad de San Isidro, Pcia. de Buenos Aires, valuado (según él) en $1.500.000. 
"En  su declaración no surgiría de qué modo pudo pagar esa cifra, ya que aun suponiendo que hubiese destinado todos sus ingresos anuales ($168.938), más dos aparentes préstamos tomados al Banco Nación y al IAF por un monto similar ($166.350), más sus ahorros en moneda nacional ($47.852) y en dólares americanos (U$S 4177), estaríamos en una cifra cercana a los $400.000, bastante inferior al millón y medio que jura haber pagado", explicaron en el escrito los denunciantes.

Y agregaron que "tampoco le hubiese alcanzado sumando los $800.000 que dice haber recibido por la venta de un inmueble en el Barrio de Belgrano de la CABA, aunque este dinero lógicamente no se podría  computar como aplicado a la compra de la casa de San Isidro, pues fue recibido (siempre según la manifestación jurada de Milani) cinco meses después de aquella adquisición".

Por otro lado, Milani también habría manifestado que tenía una capacidad de ahorro mensual de 5 mil pesos, con lo cual, en su versión, con 8 mil o 9 mil mantendría todos sus gastos, los de su mujer (ama de casa declarada que no aporta ingresos), sus hijos, su casa en San Isidro y un coche Honda Civic del año 1998.

Los autos no declarados. Milani fue interrogado por la Oficina Anticorrupción por el motivo de la “ausencia”, en su declaración jurada, de un modesto automotor Honda Fit, que según aseguran Ocaña y Garrido, "Milani tornó indudablemente invisible para evitar incorporarlo a su patrimonio". 

Al analizar la declaración jurada de 2011, Milani volvió a "olvidarse" de declarar un auto: se trata de un alfa romeo Mito modelo 2011 matrícula KCN 237 que estaría registrado a su nombre, según la denuncia de los diputados. 

"Y mas espeso se pone su cuadro cuando reconoce en ese mismo documento (DDJJ de 2011) que sus ingresos anuales como miembro del Ejército fueron de $198.382. Pues si sostuvo su capacidad de ahorro en $5000 por mes, con 9 o 10 mil pesos le habría alcanzado para hacer frente al mantenimiento de todos sus bienes, más los lotes y terrenos recibidos por sucesión", precisan Ocaña y Garrido en el escrito.

Los polémicos cargos de los hijos en el Estado. El general Milani tiene tres hijos, y no deja de resultar extraño que los tres tuvieran trabajo en el Estado Nacional, en áreas donde su padre tiene o tuvo vínculos funcionales: los Ministerios de Defensa y Seguridad de la Nación.

Futuro complicado. Los peritos contables concluyeron que "no aparece justificado ni el patrimonio del señor Milani, ni sus consumos, esto es, los importes mínimos que hubiera necesitado para atender sus necesidades personales y las de su familia".

Según dijeron, "la ecuación ingresos contra inversiones y compras, de acuerdo a la documentación aportada, es inconsistente".

"El Sr. Milani no puede justificar la compra del inmueble sito en calle O'Higgins N° 3636, entre Blanco Encalada y Acceso Norte, de la localidad y partido de San Isidro", se señaló.

Esa casa de 1.150 metros cuadrados en San Isidro fue pagada con 1.500.000 de pesos en efectivo, señalaron las fuentes.

Milani justificó que había recibido un préstamo del militar Eduardo Enrique Barreiro, pero -según el informe- ello "no fue incluido por ninguna de las partes en sus declaraciones ante los organismos de control, y el mutuo que lo instrumenta no reúne los requisitos mínimos de fecha cierta, ni autenticación de los firmantes".

Como los peritos de parte de la defensa no han entregado aún sus conclusiones en disidencia con la pericia oficial, el juez les notificó que en el plazo de 24 horas entreguen su informe por separado, conforme lo que establecen las normas procesales.