POLITICA POLÍTICA Y RELIGIÓN


Las historias detrás de los aprietes de Othacehé a los curas de Merlo

El exintendente nunca soportó los reclamos sociales de los párrocos de su distrito. Los casos de Miguel Velo, Raúl Vila y Fernando Bargalló.


Foto:Cedoc

"¿La mafia de Othacehé no lo joroba?", preguntó el Papa Francisco al actual intendente de Merlo, Gustavo Menéndez. La frase del Sumo Pontífice no fue casualidad: la relación del "Vasco", antecesor de Menéndez en el cargo, con los párrocos de su distrito durante sus años como jefe comunal siempre fue tirante, rodeada de amenazas, aprietes y extorsiones.

Perfil.com dialogó con curas y dirigentes sociales de la zona. Todos parecían esperar el llamado de los medios tras los dichos de Francisco, y todos recordaban las mismas historias. Tres nombres en particular se repetían: Miguel Velo, Raúl Vila y Fernando Bargalló.

La novia. El 19 de junio de 2012 algunos medios de comunicación publicaron fotos de Bargalló en México con una señora. Eran de años atrás. Si bien en principio el obispo de Merlo-Moreno negó cualquier vínculo con ella, con el paso de los días y el escándalo internacional, reconoció tener una relación sentimental con la mujer que había sido su novia de adolescencia. Inclusive él había casado y bautizado a sus hijos. Comenzaron a verse nuevamente cuando ella se separó.

¿Quién había tomado las fotos? Se sospecha que estaban guardadas bajo siete llaves y para filtrarse en el momento indicado. La oposición de Bargalló a la gestión de Othacehé era conocida. El obispo incluso organizó varias reuniones políticas con curas del Movimiento de Sacerdotes para el Tercer Mundo. Todos sospecharon del Vasco, pero nunca se pudo probar nada. Bargalló renunció.

"Unas semanas antes de que suceda esto, aparecieron panfletos por todo Merlo con una imagen de Bargalló y una pregunta '¿Saben dónde está?'. Luego se filtraron las imágenes en México. Fue obvio", contó a este portal un religioso de la zona, que pidió el anonimato.

El comunista. Miguel Velo llegó a Pontevedra, Merlo, en 2002. La localidad, una de las más acaudalada del distrito, se vio sorprendida por un cura que comenzó a mostrarles la miseria que había a pocas cuadras de sus quintas. "A él lo panfleteó durante meses, inventaron de todo", señaló un dirigente social a Perfil.com, en referencia al "Vasco".

Años atrás, el propio Velo relató su pelea pública a Tiempo Argentino: "Con la gente de Cáritas, nos pareció que era importante mostrar la realidad de los barrios circundantes. El día en que decidimos proyectarlo llegaron al centro de Pontevedra seis personas desconocidas haciéndose pasar por asistentes sociales, anotando todo lo que se decía en el debate. Tiempo después, a la salida de misa, una persona me pidió conversar a solas y se presentó como el secretario de un concejal. Me dijo que el concejal estaba muy contrariado por el tenor de los sermones que yo daba en las misas, que le parecía que estaba tomando una postura contra la municipalidad, contra el intendente. Al poco tiempo empezaron los volantes anónimos que me tratan de tener una amante, de ser comunista, traficar drogas, etc".

Competencia electoral. El cura Raul Vila lleva 49 años en Merlo. Como dirigente social, asistió al derrumbe sin pausa del municipio en los últimos años. En 2007, el kirchnerismo, junto a todos los partidos políticos que no respondían al oficialismo, buscó impulsarlo como candidato a intendente. "Merlo tiene Kura", rezaban las pancartas.

El entorno de Othacehé no tardó en reaccionar. "El quiere que todo el mundo se resigne. No admite contra. Vive en un mundo como Nerón, sin democracia ni mucho menos derechos humanos. Othacehé no admite opinión distinta", dijo el parroco, de trayectoria peronista, al diario Página/12 ese año.

A los pocos días hubo un atentado contra su domicilio. Se llevaron su computadora y lastimaron a una empleada doméstica. Por ese entonces, contaba con el aval de Bargalló para organizar a la oposicón.

(*) De la redacción de Perfil.com. En Twitter, @rindart.



Ramón Indart