POLITICA

Las increíbles ramificaciones del Lázarogate dan la vuelta al mundo

La red de firmas de Helvetic, que controlaría "La Rosadita" de Báez y Elaskar, va mucho más allá de Suiza. Nombres impensados y empresas.

PERFIL COMPLETO

Foto:Cedoc.

Cuando el financista Federico Elaskar se decidió a hablar públicamente, abrió la caja de pandora de las sociedades anónimas. Helvetic Service Group es la empresa que controlaría a su financiera SGI S.A. ¿Hasta dónde llegaban los vínculos de esa firma? Helvetic fue creada en Lugano, Suiza durante el 2005 y tres años después desembarcó en la Argentina en un departamento sobre la calle Conesa, en el barrio de Belgrano.

Su supuesto fin sería sacar del país dinero del contratista preferido del ex Presidente Néstor Kirchner, Lázaro Báez. Pero la pista del dinero no sólo llega a las Islas Seychelles sino que da la vuelta al mundo y atraviesa Italia, Uruguay, Panamá y hasta Perú de la mano de viejos conocidos del ex Presidente Alberto Fujimori.

Los accionistas de Helvetic son Marcelo Ramos (33 %), de nacionalidad italiano y Verena Fontana (77%), quien es la hermana de Claudio Giovanni Fontana quien formó parte de la firma hasta el 2 de septiembre cuando dejó la compañía. Es compañero de Ramos en varias de sus compañías en Suiza y el Reino Unido. Además de ser dueño de la tercera parte de la empresa que compró SGI, Ramos forma parte de 15 empresas suizas. En una de ellas, Swisser AG –accionista minoritario de Garbarino- hoy aparece un solo director: Silvio Roberto Conchon. O sea, Marcelo Ramos, desapareció de los papeles.

El director de Swisser AG no es argentino. Conchon tiene doble nacionalidad: italiano y brasileño. En algunas sociedades como Swisser AG se presenta como ciudadano italiano y en otras, -Trigallia- como brasileño. Para Alicia López, quien dirigió la Unidad de Información Financiera desde sus inicios y que fue desplazada a mediados del 2005, “la doble nacionalidad no necesariamente implica una práctica delictiva, en absoluto. Pero, no hay que descartarlo, en tanto y en cuánto se podría estar falseando datos con el objeto de despistar”. Por último, Swisser AG y Helvetic comparten la misma dirección de IP en sus respectivas páginas webs. No es un dato menor.

Silvio Roberto Conchon manejó, junto con Francesco Magistra, la sociedad Trigallia Management Corp, una compañía radicada en Panamá y con una sucursal en Lugano, Suiza. El enigmático Magistra se presenta como un “economista autodidacta” que realiza “trabajos freelance en América Latina” acompañando “el progreso” y “la creación de empleo”. Amante de la ecología “y la naturaleza” según la web el Movimiento Político “Che non molla mai l´osso”: “Eso no se rinde nunca” llamado “Il Guastafeste”: El Aguafiestas.

La historia personal del “aguafiestas” incluye la participación en la compañía suiza Sectram Partners S.A. y en unas bellas estancias en Villa Darwin, Uruguay llamadas “Cololó”. El auditor actual de Sectram Partners no es otro que CF Audit & Consulting SA, de Claudio Giovanni Fontana, flamante renunciante en Helvetic. A su vez, la familia Portmann –Kurt, Yves, Philippe y Margaretha- es quien dirige la compañía suiza Sectram Partners en la que aparece Magistra, el socio de Conchon y reemplazante de Ramos.

El diario La Nación publicó el 16 de junio que Portmann Capital Management Limited, empresa radicada en Malta, está controlada por XPCT, cuyo beneficiario final es un ciudadano suizo de apellido Portmann, quien a su vez tiene otras inversiones en Rockefeller Hughes Corp. y Epsilon Energy Ltd., ambas de Canadá, y Optiva Securities Ltd., en el Reino Unido.

El último día del 2012, ante la Inspección General de Justicia, Financiera del Exterior de Comercio S.A. informó en su declaración jurada que su único accionista era Portmann Capital. El mismo organismo designó, entre el 2005 y el 2011, a Helvetic como accionista controlante de Financiera del Exterior de Comercio. El socio italiano, además, forma parte de la financiera Monviva junto al bufete JP Damiani & Asociados con influyentes nexos en la Argentina.

El director del estudio de contadores especializados en auditorías y asesoramiento financiero es Juan Pedro Damiani, presidente del club uruguayo, Peñarol. Según el portal “El empresario”, Damiani cuenta con una cartera de 1200 clientes, muchos de ellos, argentinos, como la familia Pérez Companc. En los últimos años, Damiani se metió en el negocio inmobiliario a través de DDC junto con el inglés protagonista de esta historia: Kurt Portmann. Integra la comisión de ética de la FIFA, cargo que le ha servido para relacionarse en todo el mundo.

Monviva tiene sus oficinas en Montevideo, Uruguay y Vía Cantonale 6 en Lugano, Suiza. En uno de sus posteos en la financiera, Magistra dice: “no hay que olvidarse que EE.UU. – al igual que Argentina – tiene una larga tradición de hacerle pagar sus deudas a los demás países, y hay varias maneras de hacerlo; una fuerte inflación o una devaluación de la moneda son los caminos más sencillos para lograr estos objetivos. Como dije, hoy en día nada es imposible”.

Pero Magistra no sólo se vinculó con Uruguay, a través de las cabañas, Suiza por sus vínculos con la familia Portmann y Argentina, sino también se dio una vuelta por Panamá. Conformó el directorio de Master Aero Consulting S.A. y P.E.I. S.A. junto con Antonio Gnaegi, Susana Gnaegi Kueffer, Ramón Lima y Ada de Cleghorn asociados con la red de lavado de dinero del gobierno peruano del ex Presidente Alberto Fujimori.

(*) Especial para Perfil.com



Luis Gasulla y Andrés Ballesteros (*)