POLITICA


Las lujosas vacaciones europeas que lo salvaron a Scioli de la foto con Boudou

Mientras el vicepresidente encabezaba el acto por el Día de la Independencia, el gobernador navegaba en un yate por el Mediterráneo.

Ilustración. Daniel Scioli no participó de la foto con Boudou por el Día de la Independencia. Estuvo de descanso en Europa.
Ilustración. Daniel Scioli no participó de la foto con Boudou por el Día de la Independencia. Estuvo de descanso en Europa.

Nadie sabe cómo puede repercutir una foto con el vicepresidente Amado Boudou, el funcionario que desde antes de quedar procesado por delitos de corrupción ostenta la marca de tener la mayor imagen negativa del Gobierno. Y como no son tiempos de andar arriesgando, en plena campaña presidencial, el gobernador Daniel Scioli evitó el encuentro público con el vice durante el acto por el Día de la Independencia con unas vacaciones por Europa.

ARTÍCULOS RELACIONADOS

"Es un viaje de descanso y de control médico", informaron a Perfil.com los voceros del bonaerense, al momento de confirmar la travesía. Acompañado por su mujer Karina Rabolini, Scioli partió el jueves 3 de julio desde el aeropuerto de San Fernando en un avión privado. Hizo escalas en las Islas Canarias para llegar a la ciudad de Niza (Francia). Allí abordó un Yate para pasar el fin de semana navegando por el mediterráneo.

Mientras los gobernadores José Alperovich (Tucumán) y Claudia Ledesma (Santiago del Estero), junto al jefe de Gabinete Jorge Capitanich y al ministro de Justicia, Julio Alak, daban muestras de fidelidad escoltando al vice en el acto central de San Miguel de Tucumán, según consignó el diario PERFIL, Scioli se encontraba visitando amigos en Italia. En ese país, tenía programada la revisión médica por la amputación de su brazo. Si bien no hubo confirmación oficial de su agenda, por tratarse de una travesía de índole privada, medios platenses comentaron que viajó en vuelo privado y que, luego de navegar en yate por el Mediterráneo, descansó en el Lago Di Como. 

De esa manera, el precandidato a presidente justificó su ausencia en Tucumán, donde el vicepresidente reapareció públicamente tras quedar procesado por cohecho pasivo en la causa Ciccone. Si bien, en primera instancia, el acto sería encabezado por la Presidenta, el reposo por faringolaringitis dejó a la mandataria sin posibilidades de viajar y obligó a Boudou a ir en su reemplazo.

El que no pudo evitar hacerse presente en Tucumán fue el otro presidenciable del oficialismo, el ministro del Interior y Transporte Florencio Randazzo, quién pasó un mal momento cuando Boudou fue a saludarlo. Lejos del caluroso abrazo que le dio Capitanich, Randazzo le negó un beso y se quedó serio en lo que fue el momento más tenso de todo el acto.

 

 



Redacción de Perfil.com


Temas:

  • Daniel Scioli
  • Elecciones 2015
  • Amado Boudou
  • Causa Ciccone
  • Día de la Independencia