POLITICA DETRAS DE LAS NEGOCIACIONES

Las mineras y el juego presionan para no financiar la rebaja de Ganancias

Los llamados de las compañías sonaron en la Cámara de Diputados. Buscan evitar que les suban impuestos para compensar los ingresos. El massismo insiste con su proyecto.

Cuentas. Macri ayer con su equipo económico, mientras se discute con la oposición en Diputados.
Cuentas. Macri ayer con su equipo económico, mientras se discute con la oposición en Diputados. Foto:Presidencia

“A mí no me tiene que llamar para decirme nada, yo soy de un partido opositor”, soltó Sergio Massa esta semana en su intimidad cuando le preguntaron si habló con el presidente Mauricio Macri por el proyecto de modificación del impuesto a las ganancias. Esta vez, el diputado del Frente Renovador no se muestra dispuesto a bajar su iniciativa. “No abramos negociaciones porque cuando negociamos dicen que extorsionamos”, masculla Massa como respuesta a los dichos de la aliada de Cambiemos, Elisa Carrió, quien lo acusó de extorsión en las distintas votaciones en las que el bloque del oficialismo necesitó los votos del Frente Renovador.

Lobby. A pesar de que Massa apuesta a que se apruebe su proyecto y les pide a sus legisladores que no negocien, en los últimos dos días, los celulares de los diputados massistas sonaron más de lo habitual. No sólo hubo llamados de diputados de Cambiemos, sino que también comenzó a presionar el sector privado. El diputado Juan Ignacio de Mendiguren recibió el mensaje de una importante cámara minera con la queja sobre la financiación del proyecto. Es que en la iniciativa del Frente Renovador, en la que se contempla duplicar el mínimo no imponible y un nuevo esquema de escalas, se proponen medidas fiscales para solventar la propuesta, como retenciones a la minería y tributos sobre la renta financiera y el juego de azar. En el massismo recibieron el mensaje de la minería y creen que no están solos detrás de este reclamo, sino que habrían sido impulsados a reclamar por el ministro de Producción, Francisco “Pancho” Cabrera.

Los hombres del juego también levantaron el teléfono. Para las quejas, eligieron a la legisladora Graciela Camaño. En la provincia de Buenos Aires, acaban de frenarle a María Eugenia Vidal un aumento del 7% de Ingresos Brutos (aunque en la negociación en la Legislatura se le podrían aumentar dos o tres puntos) y pretenden hacer lo mismo con este proyecto, que busca establecer un impuesto sobre las máquinas tragamonedas.

Un empresario cercano a Massa no quedó afuera de las negociaciones. Cuenta que el titular de la Bolsa, Adelmo Gabbi, se comunicó para saber cómo avanzaba el proyecto y en la charla le habría deslizado la posibilidad de quitar el articulado que habla de impuestos a la renta financiera.

El líder del Frente Renovador también habló ayer con el titular de la Cámara de Diputados, Emilio Monzó, y con los ministros Rogelio Frigerio y Alfonso Prat-Gay. A todos les repite que los proyectos se discutan en el recinto. “¿Como andás, lustra botas?”, le dijo entre risas Massa el miércoles a Prat-Gay para descomprimir la pelea que había tenido días atrás y continuar la charla.

Massa aspira a resistir, conseguir el dictamen el próximo jueves (día en que el Gobierno también buscará el dictamen de su proyecto) y el 6 de diciembre poder debatir en Diputados, para que el 14 se pueda tratar en el Senado. Está convencido de que en el recinto ganará la batalla.