POLITICA CAMPAÑA 2.0

Las redes sociales, un refugio inmune a la veda

El Código Electoral no las incluye entre los espacios donde queda prohibido el proselitismo. Crece la inversión de los partidos para explotar su imagen.

PERFIL COMPLETO

Foto:Cedoc

Las redes sociales dejaron de ser cosa de chicos. En los últimos años desembarcaron definitivamente en la vida de los políticos y ya son consideradas herramientas indispensables en la tarea de llegar al electorado. Pero hay más: representan una zona liberada en plena veda electoral. Es decir, al no estar alcanzadas por el Código Electoral, ofrecen la ventaja de continuar en campaña mientras rige la prohibición de realizar proselitismo.

ARTÍCULOS RELACIONADOS

El Código Nacional Electoral prohíbe “actos públicos de proselitismo” desde 48 horas antes de la iniciación del comicio”. Pero, a diferencia de las páginas web, las redes no están alcanzadas. Por eso en las últimas horas desde los distintos espacios siguieron  con la promoción de sus candidatos a través de sus cuentas de Facebook, Twitter o Instagram. Daniel Scioli pidió ir en busca del “verdadero voto útil, a favor de la Argentina”. Mauricio Macri rogó a sus seguidores no relajar la tarea de publicar texto y fotos con el hashtag #YolovotoaMM. Y Sergio Massa se envalentonó: “Si uno de cada 25 que no lo acompañaron en la PASO nos vota este domingo estamos en la segunda vuelta”, publicó.

¿Pero qué tan dependiente de las redes se volvió la política vernácula? Santiago Correa, director de la agencia de marketing digital IP 360, cuenta que, advertidos de su importancia, los distintos partidos ya han incrementado el presupuesto destinado a la campaña digital, aunque no terminan de entender el provecho que pueden sacarle. “El error más común es creer que son un canal de noticias. Los políticos sólo quieren comunicar sus anuncios. Nosotros recomendamos que las utilicen para acercarse a la gente hablándole directamente, haciendo conocer sus valores y costumbres... No sirve de nada comunicar actos si responden con una queja”, señala.

Correa estima que una campaña digital puede costar arriba del millón de pesos y cree que en el futuro será incluso más importante que, por ejemplo, un acto. “Va todo camino a que el político ingrese al celular del votante con mensajes directos y videos”, algo similar a lo que hoy es Periscope.

Si el próximo presidente resultara electo a partir de la cantidad de seguidores que acumulan en las redes sociales, Macri sería el sucesor de Cristina. El candidato de Cambiemos gana en popularidad. Sin embargo, desde el comando de campaña sciolista difundieron un informe de la consultora SocialLive que señala que el gobernador fue el postulante más mencionado en las redes sociales. Sobre un total de 5.335.000 menciones en Twitter, Scioli consiguió el 41%, Macri el 27% y Massa el 22 restante. Premonición o deseo, el informe representa justamente la diferencia que el FpV busca en las urnas.



Patricio Navarra