POLITICA

Lázaro Báez, enfrentado con los K, podría despedir a 1.700 empleados

En Santa Cruz, los trabajadores protestan cortando la ruta 3 en sus dos extremos. El rol de Alicia Kirchner. 

Foto:Cedoc

El empresario santacruceño Lázaro Báez empezó de la peor manera el 2016. Sus empresas viven una profunda crisis económica que atribuye a deudas que dejó la ex presidenta Cristina Fernández de Kirchner y, por otro lado, la relación con la familia de Néstor se quebró por completo.

Báez le debe a 1.800 empleados dos quincenas, aguinaldos y horas extras, lo que equivale a un total de 25 millones de pesos. Debido a ese débito los trabajadores de las empresas constructoras Austral Construcciones y Kank y Costilla realizan desde finales del año pasado una protesta cortando la ruta 3 en los dos extremos de la provincia: al frente de la sede de la empresa, en el ingreso a esta ciudad y casi 700 km al norte, en Caleta Olivia.

Desde las compañías que dirige Báez argumentan que la situación es por “la falta de pago resuelta por Vialidad Nacional, que comunicó que se suspendía el pago por agotamiento de las partidas presupuestarias". Los representantes del empresario detallaron que Báez tiene por cobrar de Vialidad Nacional certificados por 215.854.000 pesos de la gestión de Cristina Fernández de Kirchner. El representante de la entidad, Miguel Salazar, afirmó que Vialidad Provincial es quien debe pagar la deuda, pero desde ese organismo afirmaron que la responsabilidad recae sobre el gobierno de Mauricio Macri. Por su parte, la Provincia que dirige Alicia Kichner tampoco ofreció ningún tipo de apoyo..

La delicada situación económica obliga al propietario de Austral Construcciones y Kank y Costilla a decidir si en las próximas 24 horas despide a 1.700 personas y pone a disposición del Ministerio de Trabajo certificados de obra por más de 300 millones para liquidar las deudas con los trabajadores, según informó el portal Infobae.

Esa resolución se debe a que los bancos no le ofrecen respaldo económico ni acceso al crédito, por lo que el empresario se ve forzado a responder a esa deuda con la estructura de sus empresas. Austral Construcciones tiene 14 obras de rutas nacionales vigentes en la provincia de Santa Cruz y certificados de obras a cobrar por 380 millones de pesos, deuda que se prolonga desde agosto y que no se abonó bajo el argumento que no están finalizados los trabajos de construcción.

Según el medio porteño, para el santacruceño su crisis empezó cuando falleció su íntimo amigo y ex presidente de la Nación, Néstor Kirchner. Baéz está “dolido” y “triste” con las personas que por algún tiempo consideró como de su sangre. De hecho, el empresario les reprocha a Cristina y Máximo no haber respetado la relación que él tenía con el fallecido ex jefe de Estado. 

Baéz se encuentra ante una complicada situación tanto a nivel profesional como personal. Los Kirchner, como él mismo dijo, “le soltaron la mano” y afronta ahora una decisión que podría perjudicar a 1.700 personas. Con este panorama, el 2016 se proyecta difícil para el empresario K. 



Redacción de Perfil.com