POLITICA LA RUTA DEL DINERO K


Lázaro Báez pidió la excarcelación y la devolución de los bienes embargados

El empresario kirchnerista presentó un escrito ante el juez Casanello denunciando una "caza de brujas" y una "hoguera mediática". 

Ricardo Jaime fue trasladado esta mañana.
Ricardo Jaime fue trasladado esta mañana.
Foto:@Marcelitaojeda

El empresario Lázaro Báez pidió la libertad, la nulidad de su procesamiento y la devolución de los bienes embargados en la causa que investiga lavado de activos, conocida como la "ruta del dinero K", mediante un escrito en el que denunció una "venganza" enmarcada en una "caza de brujas" y una "hoguera mediática".

La defensa de Báez presentó ante el juez federal Sebastián Casanello el escrito donde también solicitó la nulidad del procesamiento que recayó sobre Martín Báez, hijo del empresario santacruceño que está preso desde el 5 de abril último en la cárcel de Ezeiza.

Casanello ya le tomó declaración a padre e hijo y al abogado Jorge Chueco, entre otros imputados, y podría ampliar su procesamiento por lavado de dinero.

Este martes, en tanto, el juez indagará al ex titular de la AFIP, Ricardo Echegaray, responsable de la Auditoría General de la Nación (AGN), para interrogarlo en calidad de sospechoso por la protección que habría recibido la empresa Austral Construcciones por el uso de facturas truchas en la ciudad de Bahía Blanca.

El miércoles, en tanto, también deberá declarar en indagatoria Angel Toninelli, jefe de la Dirección General Impositiva (DGI) durante el kirchnerismo. A criterio del juez, esas facturas apócrifas podrían constituir el delito precedente del lavado de dinero, por el que están acusados los Báez y el resto de los imputados.

Precisamente, la defensa de los Báez busca que la Sala II de la Cámara Federal revoque su procesamiento y levante el embargo de sus bienes y cuentas bancarias.

Según indicaron fuentes judiciales, en el escrito presentado ante Casanello los abogados Rafael Sal Lari y Daniel Rubinovich hablan de una "simbiosis mediática-judicial" y una "caza de brujas" contra el empresario motivada por "el juego de la prensa" para desacreditar el negocio de los Báez.

También cuestionaron "la consagración del más primitivo sentimiento de venganza popular (y judicial)", rechazaron lo que llamaron una "hoguera mediática" y refutaron las acusaciones de lavado de dinero, por considerarla una "absurda teoría" donde "se habrían tornado negros fondos que inicialmente eran blancos, para luego tornarlos nuevamente blancos". 



Redacción de Perfil.com