POLITICA

“Les recomendaría a Vidal y a Larreta que avancen paso a paso con la policía”

El socialista emparenta la crisis en las policías bonaerense y porteña con la que vivió la santafesina. Además, reconoce que la economía provincial se mueve a dos velocidades.

Consejos. El mandatario dice que no cree en las purgas masivas.
Consejos. El mandatario dice que no cree en las purgas masivas. Foto:Marcelo Silvestro
—¿La situación de Santa Fe está mejor o peor que la nacional?
—La eliminación de las retenciones ha beneficiado y generó un estímulo positivo en la producción agropecuaria y todo lo que eso genera. Hay otros sectores, como las economías regionales, la producción láctea, las actividades industriales más vinculadas al consumo, el pequeño comercio, todo eso no ha despegado y está en un ciclo recesivo. El impacto sobre actividad y empleo se siente. Son dos economías a distinta velocidad. En el balance general el resultado es positivo.
—¿Y en lo político?
—El escenario es distinto al nacional. El esquema está dividido en tercios, hace ya varias elecciones. No hay una polarización. El peronismo, el Frente Progresista y el PRO. El kirchnerismo santafesino ni siquiera es demasiado representativo del peronismo.
—¿Y qué expectativas tiene?
—Mis expectativas son positivas, aunque tengo diferencias con políticas del Gobierno. Pero este año va a ser positivo.
—Esa imagen positiva de Santa Fe contradice con lo que se ve en los medios: crisis en la industria lechera, inundaciones, narcotráfico...

—Es probable que las noticias negativas tengan un espacio mayor. Inundaciones hoy están localizadas en algunos puntos, con lluvias muy intensas. Sancor es un tema muy puntual de la empresa y de la industria láctea en general. Es uno de los sectores que viene con un contexto de dificultades hace varios años. Y el tema de narcotráfico y seguridad venimos con datos positivos de descenso de todos los índices.
—¿Cuánto mejoraron los números? Porque en seguridad quizás bajás los índices pero si venís de un número alto...
—Lógico, cuando uno tiene 40 grados de fiebre y bajó a 38,5 estás mucho mejor pero seguís teniendo una fiebre alta. Tenemos que seguir bajando esos números. Llegamos a tener en 2013, que fue el año con mayor nivel de homicidios, 18 cada 100 mil personas y vamos a cerrar este año abajo de 10 cada 100 mil. En 2016 tuvimos cerca de 12 cada 100 mil.
—Ustedes en el pasado tuvieron problemas con el jefe de la Policía, hoy en la Ciudad y la provincia de Buenos Aires se da una situación...
—Parecida...
—Ahora, ¿se puede encontrar trigo limpio en las fuerzas cuando están tan corrompidas?
—Creo que sí. Uno nunca puede poner las manos en el fuego. Uno siempre tiene que elegir entre los jefes policiales que tienen trayectoria, que han estado en las fuerzas los últimos veinte o treinta años. Conociendo las historias de nuestras fuerzas, uno no podría garantizar la confiabilidad de ningún cuadro, pero estando muy encima y con mucho control político sobre la fuerza, haciendo una buena tarea de selección, se logran mejores resultados. Eso lleva un tiempo.
—¿Y qué les recomendaría a Vidal y a Rodríguez Larreta?
—Primero, que hay que avanzar paso a paso. Yo no creo en cambios abruptos, en purgas masivas, porque probablemente lo que venga atrás no sea muy distinto de lo que había. Soy partidario de un trabajo gradual y más fino. Hay que trabajar mucho en recuperar para el Gobierno todo lo que es la administración de los recursos policiales, que es una fuente de corrupción muy importante. Creo que la gobernadora está en ese camino. Y generar cuerpos especiales, donde uno puede organizarlos desde cero, con personal especialmente preparado.
—Sobre las inundaciones, el intendente de Melincué dice que él les pedía obras y que no se las hicieron por ser de otro partido político.
—Eso es una mentira. Las obras se están haciendo en toda la provincia. En los nueve años que lleva el Frente Progresista hemos priorizado las obras, sobre todo los cascos urbanos. La inversión más fuerte fue en la ciudad de Santa Fe, que en 2003 y 2007 se inundó. Y lo mismo en algunas zonas de Rosario. Por eso estas ciudades no sufrieron problemas durante estas últimas lluvias. También otros pueblos y ciudades. Melincué es un caso especial, es una laguna que no desagua en ningún lado. Cuando llueve más de lo habitual provoca esta inundación.