POLITICA


Ley antidespidos | Sergio Massa, entre Dios y el Diablo

El Frente Renovador se convirtió en el árbitro de la contienda entre kirchneristas y macristas. Por qué la ley corre peligro de caerse.


Foto:Dyn

La ley antidespidos entró en la recta final cuando mañana se intenté el debate en la sesión de Diputados, donde el Frente Renovador, que lidera Sergio Massa se ha transformado en el árbitro de la contienda entre kirchneristas y macristas que intentan sancionar la ley y rechazarla respectivamente.

Un legislador oficialista confió que el presidente de la Cámara baja, Emilio Monzó, continuaba en conversaciones con Sergio Massa con la intención llegar a un acuerdo, pero advirtió que el tigrense “decidió quedar bien con Dios y con el diablo y está en el medio, si baja lo de los despidos quedaría más de nuestro lado”.

En tanto el presidente del bloque de diputados por el Frente para la Victoria, Héctor Recalde, hizo trascender una reunión con su par del Senado, Miguel Angel Pichetto, con la intención evaluar una posible modificación de la propuesta que obligaría el retorno de la iniciativa a la Cámara alta, pero el cónclave nunca fue confirmado por el rionegrino.

En tanto, la diputada kirchnerista Juliana Di Tullio advirtió que el proyecto de la denominada ley antidespidos "está en un embudo", mientras que la massista Graciela Camaño, transmitió, en diálogo con DyN, que en el massismo "no" existe preocupación por la posibilidad de que la ley se caiga, lo que postergaría el debate de la propuesta por un año. 

Por su parte, Recalde precisó que le propuso al massismo aprobar la ley tal como vino del Senado y después el Frente para la Victoria apoyaría la propuesta de Massa a favor de las pymes.

"Si no nos ponemos de acuerdo corremos el riesgo que no haya ley", alertó el jefe de la bancada kirchnerista quien sostuvo que "lo lógico sería que nos acompañen a nosotros que somos mayoría, acá no es una cuestión de protagonismo".
En declaraciones radiales, Di Tullio señaló que con la ley antidespido se dio "una encerrona compleja en la que nos metió el Frente Renovador. Hay que seguir hablando y dialogando".

Desde el Frente Renovador, Camaño justificó la posición del massismo de modificar la norma y recordó que cuando durante su gestión como ministra de Trabajo, en el gobierno de Eduardo Duhalde, se estableció la prohibición de los despidos se hizo "acompañada de una serie de medidas sino hubiera sido imposible que no despidan".

"No estamos hablando con nadie, el único con el que hable fue con (Mario) Negri", dijo Camaño aunque evitó dar detalles de las conversaciones que tuvo con el jefe del radicalismo.

La cuestión es que  hay cuatro dictámenes de minoría. Si todos resultaran rechazados, caería el proyecto y no podría volver a tratarse hasta el año que viene.



Redacción de Perfil.com