POLITICA EXCLUSIVO


“Llevé la caja fuerte al taller para que la intervengan artísticamente”

El ex funcionario sciolista asegura que se la dio al artista para que “la interviniera artísticamente”, y que pudo haber sido “una bicicleta o una heladera en desuso”.

Complicado. Carbone (en el medio) era el subsecretario administrativo de Alberto Pérez. El miércoles, por orden judicial, allanaron su casa y encontraron la caja fuerte.
Complicado. Carbone (en el medio) era el subsecretario administrativo de Alberto Pérez. El miércoles, por orden judicial, allanaron su casa y encontraron la caja fuerte.
Foto:cedoc

Walter Carbone fue parte del gobierno de Daniel Scioli durante ocho años. De perfil bajo, a nueve meses de haber dejado la gestión en la provincia de Buenos Aires, es la primera vez que habla con un medio. Lo hace luego de que en un allanamiento en su casa del country Abril le encontraran una caja fuerte oculta en una estatua de un dragón, en el marco de una investigación por defraudación a la administración pública.


—¿Por qué tenía una caja fuerte de dos metros de largo?

—Es una caja de seguridad que estaba en posesión de mi familia desde hacía mucho tiempo; la caja cumplió diferentes usos en los distintos negocios familiares que tuvimos con mi padre, mi madre y hermanos.

—¿Por qué estaba dentro de una escultura de un dragón?

—Fue trasladada al taller de Leandro Campos a fines de 2015. La llevé para que la interviniera artísticamente, ya que él trabaja con hierro y me había pedido algo para regalarme una obra; podría haber sido una bicicleta vieja o una heladera en desuso, y me hubiese evitado problemas como el del otro día.

—Cuando se hizo el allanamiento, ¿la Justicia sabía que esa caja fuerte se encontraba escondida en el dragón?

—Cuando me enteré del allanamiento me acerqué a la casa y me mostraron la orden, donde decía que venían a buscar documentación dentro de una caja de seguridad desproporcionada para una casa de familia; por lo tanto, sabían perfectamente lo que venían a hacer. Es una escultura, que es en definitiva lo único que se llevaron, dado que el acta final de allanamiento que firmé habla de una obra de arte entre cuyas partes había una caja de hierro.

—Pero una escultura con una caja fuerte adentro ¿desde cuándo está en el patio de su casa?

—Se la llevaron desarmada exactamente de la misma manera en que la ingresamos con el artista el viernes 10 de junio de 2016, a la vista de todo el mundo; y, como es de público conocimiento, no encontraron absolutamente nada.

—La Justicia lo investiga por defraudación a la administración pública como tesorero de la Jefatura de Gabinete. ¿Qué papel cumplió en las cuentas extrapresupuestarias de esta dependencia que ahora la Justicia investiga por la inconsistencia de facturas que se presentaron?

—Me desempeñaba como subsecretario administrativo de la Jefatura de Gabinete y, como tal, intervenía en todos los expedientes que tenían que ver con lo administrativo, al igual que el resto de las áreas administrativas contables. Las extrapresupuestarias son autorizaciones de gastos previstas en la Ley 10.189, complementaria del presupuesto. Se denominan de esa manera pero se rinden presupuestariamente. En el caso de Jefatura de Gabinete, estaban reguladas por el artículo 40 de la Ley 10.189, que exceptúa al área de rendir esos gastos. De todos modos tomamos la decisión, para darle total transparencia a la ejecución, de que sean auditados por todos los organismos de control.

Hoy en día es una herramienta que se sigue utilizando de la misma manera.

Elisa Carrió dijo, antes del allanamiento, que “el country Abril es terrible”...

—Cada uno puede formarse la opinión que desee. A mí no me gusta prejuzgar. Es un barrio donde hay más de 800 familias.

—¿Cómo llegó a tener una casa en uno de los countries más importantes?

—La casa en Abril no es mía, es un bien de mi mujer adquirido con dinero de la venta de la casa de su madre luego de que falleciera, en 2012. Se denomina “ingreso propio extramatrimonial”, no es ganancial; por eso es que está a su nombre.

—Antes de ingresar a la función pública, ¿usted tenía sólo un locutorio junto a dos socios?

—Soy licenciado en Relaciones Internacionales con un doctorado en Sociología; mi familia se dedicó siempre al comercio y a los negocios; en la actualidad soy socio de E Revolution Commerce SA. Familiarmente, y con otros socios, desde mis 18 años tuve una empresa mayorista de alimentos, hasta diez locutorios en Capital y Gran Buenos Aires, así como negocios agrícola-ganaderos. Todo en blanco y con una larga historia que comenzó antes de mi ingreso a la función pública.

—Fue responsable financiero de la campaña electoral, en la que hay varias curiosidades, como funcionarios del gobierno de Scioli aportando.

—Los aportes de campaña se hacen por decisión propia y a título personal; ser funcionario o empleado público no está entre las incompatibilidades que la ley establece.