POLITICA TRAS LA DECLARACION JUDICIAL DEL EX FUNCIONARIO


“López está loco, no sé por qué me involucra”

El “Topo” Devoto, amigo de Cristina Kirchner y publicista, reveló el intercambio de whatsapp que tuvo con el ex secretario de Obras Públicas y negó vínculos con el detenido.

JORGE Y JOSE. Devoto dice que conoció a López, pero que “no tenía relación de ningún tipo”.
JORGE Y JOSE. Devoto dice que conoció a López, pero que “no tenía relación de ningún tipo”.
Foto:Cedoc
José López está totalmente loco. No tengo la menor idea de por qué me involucra en su declaración”. Así respondió ayer Jorge “Topo” Devoto –hombre de máxima confianza de la familia Kirchner– a PERFIL. El jueves, en la primera declaración ante el juez federal Daniel Rafecas, el ex secretario de Obras Públicas señaló que el día anterior a revolear los bolsos con casi 10 millones de dólares en el convento de General Rodríguez se comunicó vía WhatsApp con Devoto, ex montonero, publicista de Néstor Kirchner desde su primera campaña en 1987, productor de la película que homenajeó la figura del ex presidente y asesor de comunicación de Máximo K.

López declaró que el 13 de junio, en la mañana previa a ser detenido, recibió en su iPhone un mensaje de WhatsApp con “una frase incoherente, de un amigo que decía ‘qué hacés leñador’”. Siempre según la declaración, López detalló que “ese mensaje era de un amigo, el Topo Devoto, que siempre me manda mensajes acerca de la campaña y demás, y después una serie de incoherencias, no recuerdo si en ése o en el grupo de WhatsApp de parlamentarios del Mercosur, y luego me apareció el mensaje: ‘éste es el día. Con Google no vas a poder’. Me quedé más preocupado de lo que ya estaba”, dijo López  ante el juez como parte de su relato persecutorio, que empezó primero con problemas en su computadora y en el teléfono celular, y la noche del convento con autos, motos y hasta “voces burlonas” en TV. 

El Topo descartó que haya existido una conversación, y dio detalles a este diario de ese último chat. Allí se ve que a las 8.58 de la mañana del 13 de junio envió a López una especie de poema en sorna contra el gobierno de Macri que hace alusión al papa Francisco. “Llamaron a Marcos Peña directo del Vaticano, mandaste la guita en vano porque acá ya lo sabemos, la que viene de Cambiemos nació toda del afano”, arranca el mensaje, que Devoto asegura reenvió a sus más de 256 contactos. “Unos 150 de mis contactos son de la política, incluido López, pero también tengo amigos y hasta mi hijo que vive en Suecia. Siempre mando mensajes con temas políticos, fotos, videos”, detalló. 

Hasta ese día, López nunca me había contestado ningún mensaje. Pero su respuesta fue ‘no soy hacker’. La verdad, no entiendo nada a qué se refiere, calculo que se equivoca, que se lo quería mandar a la universidad de Salamanca”, dijo el publicista en referencia a la declaración del ex secretario de Obras Públicas, que señaló que empezó a tener problemas informáticos unos días antes de ser detenido, y que por eso no podía pagar una maestría que estaba cursando online en esa universidad española.

Devoto contó que leyó la declaración judicial de López, y que le resulta “difícil hacer una interpretación”. Y admitió que lo conoció como a muchos funcionarios en los 12 años de gobierno kirchnerista, pero aclaró: “No tenía ninguna relación de ningún tipo con él, nunca tuve ningún vínculo. Nunca tuve ni un fratacho, ningún contrato, ni  nada con él”.

Al ser nombrado por López ante la Justicia, el Topo sabe que “capaz que lo llaman” a declarar. Y destacó que después de la detención del ex funcionario lo bloqueó de su grupo de contactos. “Está loco total ese chabón”, recalcó preocupado.

Montonero y cercano a la familia Kirchner

La vida del Topo Devoto alcanza para hacer una película. Sin embargo, él se dedicó a producir algunas. En 2000 estuvo al frente de un film que dirigió su ex mujer y ex titular del Incaa en el gobierno de CFK, Liliana Mazure. También fue el productor, junto al Chino Navarro, del documental que homenajeó a Néstor Kirchner. Esa obra lo acercó aún más a la familia del ex presidente, con quien trabajó en su campaña a intendente de Río Gallegos, en 1987, luego en la gobernación santacruceña y más tarde en la presidencia de la Nación. Con Cristina comparte reuniones en Santa Cruz y Buenos Aires, y es el principal asesor de comunicación de Máximo. 

Devoto fue un importante militante montonero y llegó a ser uno de los hombres de confianza de Rodolfo Galimberti. En la dictadura debió exiliarse en Suecia, donde aún hoy vive uno de sus hijos.


Federico Aguila