POLITICA DE LA JUSTICIA

Lorenzetti, obligado a consolidar la unidad de la Corte

En la Corte Suprema quedaron en evidencia esta semana diferencias de posturas, que obligarán a Ricardo Lorenzetti a profundizar sus esfuerzos por mantener la cohesión del tribunal, en el contexto de las expectativas abiertas por la resolución de la larga disputa por la Ley de Medios.
Si bien en todas las oficinas de los ministros se esmeran por desmentir conflictos, en las últimas jornadas trascendieron desavenencias por las “estrategias políticas” de Lorenzetti, según explicaron altas fuentes judiciales.
“Dirijo la diversidad, una tarea de todos los días”, destacó Lorenzetti el miércoles pasado. “Los jueces debemos contribuir al debate democrático”, dijo en las jornadas sobre Justicia, Comunicación y Medios en la Universidad de San Andrés.
Allí también explicó las políticas comunicacionales del Máximo Tribunal y destacó que desde su visión “el conflicto es importante en la sociedad para lograr cambios”.

Gobierno. Otro punto de tensión entre los ministros sería el supuesto compromiso asumido por Lorenzetti en una reunión con el ministro de Justicia, Julio Alak, para enfrentar proyectos comunes, como la “celeridad de juicios penales y de lesa humanidad”, la reforma de los códigos Civil y Penal y el trabajo conjunto en instituciones carcelarias.
Fuentes judiciales confirmaron a PERFIL que, tras esa reunión, los ministros habrían explicado que “no participarían de la aprobación de los códigos procesales tal como lo quiere el Gobierno porque se trata de un tema de extrema seriedad, que requiere un detallado estudio y debate en el Congreso”.
Este es el tercer mandato consecutivo como presidente del Máximo Tribunal para Ricardo Lorenzetti, pero sin lugar a dudas uno de los más difíciles, ya que los vaivenes de la política nacional le complican la búsqueda de consensos entre los magistrados.

Cruces. En el último plenario de ministros, la Corte Suprema advirtió sobre la parálisis del Consejo de la Magistratura y solicitó a los jueces del fuero penal federal que en el término de noventa días elaboren planes para acelerar los juicios. Además, emitió la acordada 32/13 para reclamar rapidez a las causas penales. La firmaron todos excepto Carmen Argibay. Allegados a la jueza explicaron a PERFIL que “no firma lo que no está de acuerdo”. Otras diferencias atravesaron el fuero electoral, donde los jueces reclaman mayor apoyo a Lorenzetti.



Natalia Aguiar