POLITICA CONTRA LA FISCAL

Los abogados de la familia suben la presión para cambiar de juzgado

agencias

Con el objetivo de quitarle la investigación a la fiscal Viviana Fein, el abogado Federico Casal, quien fue contratado por la jueza Sandra Arroyo Salgado para representar a las hijas de Alberto Nisman, insistió ayer con la teoría del asesinato y aseguró que existen “pruebas” suficientes para acreditarlo.
La estrategia de Casal y de su socio Manuel Romero Victorica es sacar la causa de la órbita de Fein y llevarla al fuero federal.
De ahí que las críticas de los abogados de Arroyo Salgado hacia Fein subieron sistemáticamente de intensidad.
Ayer, Casal, acusó a la fiscal de no haber hecho “nada” frente a ciertos indicios que, a su juicio, podrían haber esclarecido el caso.
“En el departamento de Nisman se encontraron tres huellas dactilares aptas para el cotejo; esta información la recibió la doctora Fein por escrito hace muchísimo tiempo. ¿Saben qué hizo para investigar la pertenencia de estas huellas? Nada”, enfatizó el abogado en declaraciones a radio América.
El abogado también criticó la actitud que le atribuyó a Fein al tomar testimonio de Soledad Castro, secretaria de la UFI-AMIA y mano derecha de Nisman. Casal dijo que el secretario de la Fiscalía llegó a tener una postura “intimidante” hacia Castro, aparentemente “molesto” porque la colaboradora de Nisman insistía en relacionar la muerte del fiscal con su denuncia contra la presidenta Cristina Fernández y funcionarios nacionales por presunto encubrimiento de Irán en el ataque a la AMIA.
“Todo esto está relacionado, nosotros decimos que lo mataron; en el expediente no hay nada que acredite que esto fue un suicidio. La conducta y actuación de Nisman, momentos previos a su muerte, no son congruentes con la hipótesis del suicidio”, subrayó Casal.



Redacción de Perfil.com