POLITICA CAUSA AMIA


Los archivos de Stiuso, entre ratas y humedad

Hay resistencias en la AFI y en el archivo para trasladarlos, por a los agentes que deben custodiar el material hasta que se complete la revisión.

PERFIL COMPLETO


Foto:Cedoc

Allí se esconden las acciones de la inteligencia argentina en la causa AMIA. Son papeles, notas, casetes y videos que acumuló la ex SIDE en esta polémica pesquisa. Desde el año pasado están siendo revisados por un grupo especial de la Unidad Fiscal de Investigaciones (UFI) AMIA. El objetivo es sumar este material a una gran base de datos a la que acceden autoridades judiciales y familiares. Unificará archivos de la ex SIDE, Cancillería y fuerzas policiales como la Bonaerense.

El proceso de revisión avanza, pero la integridad del material está en riesgo. La UFI gestiona un traslado del material ante la Agencia Federal de Inteligencia (AFI) y otros organismos, porque parte de esos archivos están en almacenes secretos poblados de humedad y ratas. Una de las posibilidades es llevarlos al Archivo Nacional de la Memoria. Pero hay resistencias en la AFI y en el propio archivo, donde sería problemática la llegada de los agentes que deben custodiar el material hasta que se complete la revisión.

Tras la muerte de Alberto Nisman, las nuevas autoridades de la UFI y la AFI relevaron los depósitos de inteligencia. Se identificaron tres voluminosos archivos relacionados con la causa AMIA en Contrainteligencia, Terrorismo y Observaciones Judiciales (“Ojota”). Según un informe interno, los documentos ocupan “aproximadamente 1.900 metros lineales de cajas de diversos tamaños”.

Una anécdota ilustra las condiciones precarias de los depósitos: para evitar que las ratas se comieran los documentos de Contrainteligencia, donde Antonio Stiuso supo ser rey, una empleada colocó bolitas de arena para gatos usadas. Para sorpresa de todos, el truco funcionó.

Parte de estos documentos ya habían sido incorporados por Nisman al archivo de la UFI. Pero también se encontraron documentos que no estaban en poder de la Justicia. Por ejemplo, los videos de las autopsias. Este es un dato importante, porque hay sospechas de que no hubo un manejo correcto de los cuerpos. Los documentos nuevos tienen además datos ausentes en el depósito que creó Nisman: allí figuran los agentes firmantes de informes con sus nombres verdaderos.



Aurelio Tomas