POLITICA PREOCUPACION POR LA ESCALADA DE VIOLENCIA

Los efectivos identificaron a los fotógrafos e igual les dispararon con balas de goma

Los reporteros heridos describieron el accionar de las fuerzas de seguridad. Habrían desplazado a Gendarmería del operativo del lunes.

Secuelas. Silvestro (izq.) fue herido en las piernas. Fotografió a uno de los policías que le disparó (arr.).
Secuelas. Silvestro (izq.) fue herido en las piernas. Fotografió a uno de los policías que le disparó (arr.). Foto:Marcelo Silvestro

Que no se vea. Que nadie lo muestre. Ese parece ser el mensaje ante las agresiones a reporteros gráficos y periodistas por parte de miembros de las fuerzas de seguridad durante los operativos del jueves en las inmediaciones del Congreso. En la mayoría de los casos relevados tras los incidentes por la reforma de la ley previsional el patrón es el mismo: no se trató de heridos fortuitos que se encontraban  entre los manifestantes. Según los reporteros gráficos, los miembros de las fuerzas federales individualizaron a los miembros de la prensa y les dispararon con balas de goma, cuando los incidentes ya habían finalizado, lejos de los gases y el humo que dificultaban la visión. Ayer, el Ejecutivo habría desplazado a Gendarmería del operativo que se realizará el lunes en el Congreso.

El Foro de Periodismo Argentino (Fopea) y la Asociación de Entidades Periodísticas Argentinas (Adepa) condenaron los hechos. El Monitoreo de Libertad de Expresión del foro pudo relevar ataques contra 12 trabajadores de prensa agredidos por fuerzas de seguridad; uno por personal de seguridad del Congreso; y otros cinco periodistas que sufrieron distintos ataques por parte de manifestantes.

El fotógrafo de Clarín, Germán García Adrasti, recibió cuatro disparos de balas de goma. Marcelo Silvestro, reportero gráfico de PERFIL, sufrió al menos diez impactos en sus piernas. “Salen motos y aparecen policías, levanto las manos con la cámara y me identifico como ‘prensa’ y me tiraron igual, a las piernas”. Segundos después, Silvestro logró retratar a los oficiales que le dispararon. Ante la consulta de PERFIL sobre si las autoridades políticas tomarán medidas contra los efectivos identificados, en el Ministerio de Seguridad, que dirige Patricia Bullrich, afirmaron: “Presentamos todas las actuaciones en la Justicia, incluyendo instrucción de un sumario administrativo para encuadrar daños en bienes del Estado; otro para encuadrar lesiones del personal; y un tercer sumario para la evaluación de la intención del personal policial. Lo realiza el Departamento de Investigaciones Administrativas. Es de rutina”.

Pablo Piovano, de Anred y ex fotógrafo de Página/12, relató que “sin mediar palabra, un efectivo policial bajó de su moto y le disparó a poco más de un metro de distancia”. El reconocido fotorreportero terminó con más de diez impactos de goma en su cuerpo. Federico Hauscarriaga, también de AnRed, se encontraba “con una colega fuera de la línea por donde avanzaba la policía, cuando un efectivo los apuntó a 20 metros de distancia. Los fotógrafos mostraron sus credenciales, pero el policía disparó rozando a su colega en un brazo e hiriéndolo en el pecho. Una vez más el reportero mostró su credencial y se identificó como prensa, pero al ver que el policía lo seguía apuntando se dio vuelta y recibió otra bala de goma por la espalda”, relató Fopea.