POLITICA DESDE EZEIZA

Los Granados: una familia entre el PJ, Cambiemos y el kirchnerismo

El intendente y uno de los hijos están alineados con Vidal. Su mujer es candidata con Cristina. Otro hijo está con Randazzo.

Unidos. El mes pasado, Alejandro, Dulce y sus hijos Alejandro y Gastón festejaron en Tristán Suárez.
Unidos. El mes pasado, Alejandro, Dulce y sus hijos Alejandro y Gastón festejaron en Tristán Suárez. Foto:Cedoc Perfil
Isabel Beatriz Visconti, más conocida como Dulce Granados, fue diputada nacional en 1993, dos años antes de que su esposo, Alejandro, asumiera la intendencia de Ezeiza. Con ese argumento, el viejo barón del conurbano bonaerense asegura que no puede decirle nada a su mujer cada vez que alguien le pregunta cómo este matrimonio puede apostar hoy a distintos partidos políticos.

Algunos intendentes se animaron a llamar a Granados el viernes pasado, horas antes de reunirse con Cristina Kirchner. “Yo no tengo nada que ver con Cristina”, respondió cuando lo invitaron a participar del encuentro. Sin embargo, en su distrito, afiches y carteles muestran a Dulce junto a la candidata a senadora de Unidad Ciudadana, y ella misma se reconoce como una de las dirigentes “más cristinista”.

En las elecciones del 13 de agosto, la boleta de Unidad Ciudadana con la imagen de la ex presidenta y de Dulce alcanzó el 40% de los votos en Ezeiza. A pesar de llevar el apellido de su esposo en la boleta, Alejandro prefirió no participar de la campaña de su mujer. La única actividad en plena campaña en la que la familia se mostró unida fue el 9 de agosto, en el aniversario del club Tristán Suárez.

Lejos de la campaña de su mujer, el intendente repite la misma rutina todos los días: a las 7 y media de la mañana, lleva a su hijo Santiago a la escuela y se va al polo logístico municipal. Allí hace sonar una sirena para que los 400 móviles municipales (entre los que hay camiones de basura, tractores, camionetas de inspección municipal y máquinas viales) salgan a la calle. Controla que el último automóvil salga para subirse a su camioneta Ford Ranger blanca con la que todas las mañanas recorre los barrios.

Hay días que en la recorrida se cruza con su hijo Gastón, jefe de Gabinete del municipio, quien maneja la misma camioneta, pero azul. Gastón es quien está más cerca del macrismo y es quien mantiene el vínculo con el gobierno de María Eugenia Vidal y de Mauricio Macri. “Yo soy un aliado institucional de Vidal”, repite Alejandro, en sintonía con la buena relación que lleva adelante Gastón con Cambiemos.
Alejandro hijo, en cambio, se reconoce como “randazzista”. Fue director de la Administración Nacional de Aviación Civil, dependiente de Florencio Randazzo. A pesar de que es el Granados más cercano al ex ministro, desde fines de 2015 se alejó de la política y se dedicó a la actividad privada como abogado.

En la mesa familiar de los fines de semana estas diferencias políticas llevaron a que muchas veces los Granados no puedan terminar un almuerzo sin discutir.n