POLITICA CONGRESO BIENAL

El juez Moro y el fiscal Di Pietro hablaron sobre corrupción y pidieron leyes de arrepentido

El fiscal del Mani Pulite y el juez del Lava Jato dieron una conferencia en la que instalaron nuevos debates y revivieron los puntos más salientes de sus investigaciones. Qué dijeron.

Moro y Di Pietro dialogaron sobre estos temas durante una teleconferencia moderada por el CEO de Perfil Network, Jorge Fontevecchia.
Moro y Di Pietro dialogaron sobre estos temas durante una teleconferencia moderada por el CEO de Perfil Network, Jorge Fontevecchia. Foto:Cedoc.

El juez de Lava Jato, el brasileño Sergio Moro, y el fiscal del Mani Pulite, el procurador italiano Antonio Di Pietro, participaron este jueves en el "II Congreso Bienal Sobre Seguridad Jurídica y Democracia en Iberoamérica. Seguridad Jurídica, Pobreza y Corrupción", que se realizó en la Ciudad de Buenos Aires.

Ambos referentes de la lucha contra la corrupción en Italia y Brasil dialogaron sobre estos temas durante una teleconferencia moderada por el CEO de Perfil Network, Jorge Fontevecchia. Di Pietro y Moro revivieron los operativos que encabezaron en los que, cada uno en su país, sacó a la luz redes delictivas que vinculaban empresarios y funcionarios públicos. En este sentido, coincidieron en que "no fueron crímenes de corrupción, sino un plan sistemático", y destacaron las dos claves para su resolución: la figura del arrepentido y la cooperación internacional.

"Es fundamental la cooperación internacional para combatir el delito porque una parte se comete en un país y otra en otro. Además, hay que fomentar la figura del arrepentido, mostrar interés para conseguir el arrepentimiento, que no es divino", explicò Di Pietro. "El arrepentido habla en busca de un beneficio", argumentó el italiano.

Moro no sólo retomó el criterio de Di Pietro sino que aprovechó para pedir leyes que contemplen de una manera más eficiente esta figura legal. "Necesitamos leyes que permitan dar un premio a quienes estén decididos a colaborar, a revelar el delito en el cual estuvo involucrado. Hay que hacerlo con cuidado porque tiene un precio", definió.

Por otro lado, el magistrado brasileño destacó la cooperación de Suiza y Mónaco en la investigación del Lava Jato, que aportaron cuentas bancarias de directivos de Petrobras (la petrolera protagonista del mega escándalo), aunque planteó la necesidad de un debate más "amplio" sobre "estos centros financieros y sobre las empresas offshore", teniendo en cuenta el Panamá Papers (otro escándalo financiero internacional), que develó miles de cuentas offshore de políticos y empresarios. 

"Para quebrar el secreto bancario necesitamos tener casos probados. Sabemos además que esas modalidades se mantienen con el tiempo y tienen fines delictivos", consideró Moro.

Además, el brasileño comparó los dos casos: "El Lava Jato no es sólo un crimen de corrupción, es un sistema. Hay un porcentaje de contratos públicos con el foco en Petrobras, con valores muy elevados destinados a coimas de funcionarios y al enriquecimiento ilícito de los directivos. En esa corrupción sistémica encontramos la similitud con Mani Pulite".