POLITICA GONZALEZ Y LOREFICE LYNCH

Los misteriosos socios detrás del despido de Víctor Hugo Morales

González y González es el dueño de Albavisión, pero tiene representantes en cada lugar. La nueva estrategia de Continental. 

Foto:Julio Giustozzi

Detrás del despido de Víctor Hugo Morales de radio Continental se esconden dos figuras misteriosas del mundo de los medios de comunicación en la Argentina. Se trata de Remegio González  y González y Carlos Lorefice Lynch, los dueños de Canal 9 y nuevos socios del Grupo Prisa en la radio de la polémica.

González y González es el dueño de Albavisión, un grupo con medios a lo largo de Latinoamérica. Sin embargo, suele tener representantes en cada lugar y él no suele aparecer. De allí que le hayan puesto el apodo de “fantasma”. Lorefice Lynch es su representante en Argentina, pero en los papeles figura como dueño del 70% de las empresas del grupo en el país, ya que la ley de medios no permite que extranjeros (sin convenios de reciprocidad con ese país) sean propietarios de más de un 30% de medios audiovisuales. Fue un punto que durante muchos años la Afsca, que conducía Martín Sabbatella, omitió presentar como uno de los que violaba la ley.

El grupo mantuvo un vínculo fluido con el gobierno de Cristina Kirchner, razón que explica que en los últimos seis años recibió aproximadamente $ 380 millones en concepto de pauta oficial, según los relevamientos que periódicamente realiza la fundación LED.

A mediados del año pasado, Albavisión tomó el control de las radios del grupo Prisa de España (Continental y las FM Los 40 Principales e Imagina), que se sumaron a las que cuenta actualmente: FM Aspen, Arpeggio 89.5 y RQP 97.1.

Las tensiones con Víctor Hugo Morales (que ayer ocupó el espacio de Eduardo Aliverti en Radio La Red) comenzaron al poco tiempo de que los nuevos directivos asumieran en Continental, en octubre último. Se trata de Julián Echeverría (director de Contenidos), proveniente de radio La Red, y Ramiro Vega (director Comercial).

La estrategia era incorporar cambios para llegar a un público más popular. En los últimos tiempos la radio cayó en audiencia, al punto de perder el cuarto lugar a manos de radio Nacional. A pesar de que Morales tenía el programa con más rating, en la radio evaluaban que contagiaba el aire de los demás. Entre los cambios, la radio impuso un informativo cada media hora y otro tipo de música, dos cosas a las que el conductor se opuso y no permitió en su espacio.

Ya en 2014, el Grupo Prisa no quería renovarle, pero por supuestas presiones del gobierno kirchnerista Víctor Hugo pudo seguir con su programa al aire.



Gabriel Ziblat