POLITICA INTERNAS EN LA CGT

Los Moyano se alían con los ‘duros’ para ir al choque contra el Gobierno

Los hijos del histórico dirigente, hoy más dedicado al fútbol, multiplicaron sus gestos de disidencia. Cuestionan el liderazgo de la central obrera y la estrategia ante el Ejecutivo.

PERFIL COMPLETO

Hermanos. En el acto del 7M, Facundo y Pablo compartieron el palco y criticaron al triunvirato.
Hermanos. En el acto del 7M, Facundo y Pablo compartieron el palco y criticaron al triunvirato. Foto:Cedoc Perfil

Los herederos del líder sindical más importante de las últimas décadas son muchas veces un dilema difícil de resolver para el resto de la dirección. Facundo y Pablo Moyano, los hijos del poderoso referente camionero, ponen en entredicho la táctica, los medios y la estrategia de la CGT unificada. Con Hugo más dedicado al fútbol que a la política gremial, los dos ganaron protagonismo e independencia, a pesar de que muchos leen cada uno de sus gestos como expresiones de una gran estrategia del actual presidente del club Independiente.

En el contexto de la creciente tensión con el Gobierno, los Moyano Jr. eligen mostrarse con los referentes gremiales más duros y cuestionan el liderazgo que asumió, a la par de una mesa chica, el triunvirato. Una contradicción con los gestos de su padre, que se mostró conciliador frente al Gobierno y confirmó en los últimos días su aval a la dirección colegiada de la central obrera.

Esta semana, Pablo y Facundo volvieron a multiplicar sus gestos de disidencia y se mostraron como parte de los sectores que quieren ir al choque del Gobierno. Además, los dos ponen en cuestionamiento algunas “vacas sagradas” del gremialismo peronista. Facundo dio un paso al costado de la dirección del sindicato del peaje (Sutba) esta semana. Hace dos años propuso una reforma que terminara con las reelecciones indefinidas y transparentara las elecciones gremiales.

Así, puso en entredicho una piedra basal del modelo sindical ortodoxo, la entronización en el cargo y la “independencia” a la hora de definir los mecanismos de elección. Cerca del dirigente cuentan que ahora se va a dedicar con más energías a la actividad política en el Frente Renovador, pero su mandato se extiende hasta 2019, por lo que no pondrá este año su banca de diputado en juego.

Pablo, por su parte, mantiene fuertes contactos y muchas veces se ha aliado a sectores que critican el unicato gremial, como las CTA o el ferroviario del Frente de Izquierda Rubén Sobrero.

En las últimas semanas, el secretario adjunto de Camioneros protagonizó tironeos con el triunvirato y fue el integrante de la conducción que criticó con más dureza los traspiés organizativos del martes. Llegó sobre la hora, fue “rescatado” por un comando de Camioneros cuando comenzaron los incidentes y al otro día, desde una planta de la empresa láctea en crisis Sancor, cargó contra el triunvirato: “Esto con Hugo no pasaba”, declaró Pablo, y advirtió que su padre no habría retrasado la decisión de ir al paro. En la previa, había convocado a los dirigentes de la CTA Pablo Micheli y Hugo Yasky, gesto que enojó aún más tras el acto del 7M, porque los referentes de la CTA redoblaron las críticas a la CGT por los incidentes y la indefinición sobre la fecha de la huelga.

El martes, Facundo eligió salir raudo del palco tras el último discurso. Tuvo un breve diálogo con la TV y logró evadir el cerco que montaron algunos manifestantes y que obligó a la intervención de Camioneros con el boxeador Patón Basile a la cabeza.

Al otro día, además de celebrar el recambio de la conducción de su gremio, se mostró junto a Sergio Palazzo, líder de la Corriente Federal, que cuestiona al triunvirato y pide medidas más duras contra el Gobierno. Ayer redobló la apuesta y dijo que el bancario “es una buena alternativa” a la conducción de Daer, Schmid y Acuña. Palazzo se había postulado como secretario general pero, tras la elección del triunvirato, no ocupó ningún puesto en el consejo directivo.