POLITICA CRISTOBAL LOPEZ EN COMODORO RIVADAVIA

Los negocios en la capital de su imperio

Invirtió en varias ramas de la industria, desde casinos y empresas de basura hasta canales de TV y diarios. Tiene agencias de autos, desarrollos inmobiliarios y hasta un gimnasio.

PERFIL COMPLETO

Desde Comodoro Rivadavia
En Chubut nadie sabe a ciencia cierta cuáles ni cuántas son las propiedades que realmente pertenecen al empresario Cristóbal López: lo que no está a su nombre puede estar a nombre de alguno de sus empleados. Al menos eso repiten en las calles de Comodoro Rivadavia, la capital donde el nuevo zar de medios K construyó su imperio.

Fue en esa ventosa ciudad donde el empresario kirchnerista dio sus primeros pasos en la compra y el manejo de medios de prensa. El directorio de la Autoridad Federal de Servicios de Comunicación Audiovisual (Afsca) avaló esta semana la transferencia de tres emisoras de radio que adquirió López al Grupo Hadad, bajo la figura de “adecuación” a la Ley de Medios. La propuesta presentada por Hadad-Indalo permite retener Radio 10 y las FM Mega y POP, mientras que deberán desprenderse de otras dos emisoras de FM del área metropolitana (TKM y Vale), más el canal 27 de UHF.

A mediados de 2011 el Grupo Indalo se hizo de las acciones del diario El Patagónico de Comodoro. Después se quedó con el control del local Canal 9 y con Radio del Mar. En ese momento puso a funcionar la firma South Media Investment para adquirir o crear contenidos para la mayoría de los medios provinciales.
Con sus medios en Chubut, López se encarga de hostigar al gobernador de Santa Cruz, Daniel Peralta; será por eso que desde octubre del año pasado desde la provincia vecina intiman a la petrolera OIL M&S por US$ 2,5 millones, al considerar que no cumplió con las inversiones previstas en dos áreas petroleras.
El refugio. Villa Rada Tilly, a pocos kilómetros de Comodoro, es su lugar en el mundo. Allí construyó una mansión frente al mar y sería, además, uno de los propietarios del único barrio cerrado que se desarrolló.

En Comodoro Rivadavia algunos repiten que hasta el viento está “auspiciado” por Casino Club, que también pertenece al empresario K. En menos de veinte años pasó de tener una sala de juegos a controlar casinos en 12 provincias, con varias sucursales y cientos de tragamonedas.

El servicio de recolección de residuos también está a su cargo, aunque en la municipalidad de Comodoro Rivadavia habían dicho que López estaba por desprenderse de la firma Clear.
Además, tiene otros negocios: un gimnasio, un spa, la representación local de la firma Nike, una concesionaria de autos, otra de camiones y la poderosa petrolera Oil M&S también forman parte de su imperio.

Las inversiones que tiene fuera del ámbito del juego las lleva adelante bajo la bandera del Grupo Indalo. Y las firmas siguen: Paraná Metal, Oil Construcciones, Oil Minerals, Altos del Glaciar, Aceitunas Guadalquivir de Argentina, NAEM SRL, Lola SRL, Pampa Pozo, Camino a un Nuevo Sol SA, Santa Elena, Ganadera Santa Elena y Casino de Rosario, entre otras empresas.

En la zona, una parte importante de la producción y la comercialización de negocios pasa por sus manos. Alimentos, petróleo, construcción, medios de comunicación y transporte. Juega en varias industrias y en diversos segmentos de la cadena de producción.

Así y todo, pocas veces se lo ve por las calles de Comodoro Rivadavia: cuando viaja se refugia en su mansión de Villa Rada Tilly. Desde allí dirige sus empresas y disfruta del negocio que hoy lo deslumbra: los medios de comunicación.



Fernando Oz