POLITICA

Los paros nacionales que sacudieron a los gobiernos peronistas

Las huelgas contra mandatarios justicialistas durante 33 años de gestión. Comparación entre Perón y Kirchner. El rol de los radicales.

PERFIL COMPLETO

Un nuevo paro nacional motorizado por los principales gremios del transporte (UTA, La Fraternidad y Camioneros) tuvo lugar este martes. Es la quinta huelga que recibe la presidenta, Cristina Fernández de Kirchner, desde la asunción de su segundo mandato presidencial. Tomando el actual período de gobierno hasta la fecha, la frecuencia de paros nacionales que padeció CFK es de uno cada ocho meses, habiendo sido el primero el 20 de noviembre de 2012. Dos datos: durante su primer mandato presidencial no recibió ningún reclamo gremial de semejante magnitud y tardaron 59 meses hasta realizarle el primero. ¿Cómo les fue los demás “Presidentes peronistas” en este sentido?

El creador del movimiento, Juan Domingo Perón, fue el único que no tuvo que enfrentar protestas gremiales organizadas a nivel nacional durante los casi diez años que estuvo, intercaladamente, al mando del Ejecutivo. No es menos cierto que sí sufrió paros sectoriales de peso como el de los gráficos en febrero de 1949, el de los obreros azucareros en octubre de 1949 y de la Unión Ferroviaria entre fines de 1949 y 1950. En esos casos, la metodología implementada por el gobierno peronista fue la misma: declararlas ilegales e intervenir los sindicatos rebeldes.

Luego de la muerte de Perón, a un año de que su viuda, María Estela Martínez de Perón, tomara las riendas de la presidencia y con seis meses más por delante para completar el mandato, sufrió el único paro en su contra y el primero a un gobierno peronista. Fue el 27 de junio de 1975 por parte de la CGT en un contexto económico desfavorable dominado por la inflación, una devaluación del 150% y la no homologación de los acuerdos paritarios que oscilaban entre el 60% y 200%. Este cóctel de ajuste y protestas terminaría con la renuncia del ministro de Economía, Celestino Rodrigo, y su par de Bienestar Social, José López Rega.

Pasaron casi 13 años entre los gobiernos de facto y la vuelta a la democracia con Raúl Alfonsín para que un miembro del Partido Justicialista se colocara nuevamente la banda presidencial. Fue el 8 de julio de 1989 cuando Carlos Saúl Menem asumió la presidencia y, luego de tres años y medio después, sufrió el primer paro nacional durante la disputa por el la Ley de Contrato de Trabajo. Con la convocatoria de Luis Barrionuevo (Gastronómicos), Oscar Lescano (Luz y Fuerza) y Saúl Ubaldini (Cerveceros)fueron los rostros visibles de la convocatoria. La protesta tuvo un acatamiento dispar en la central ligada al gobierno. En ese caso, los petroleros, mercantiles, automotores y la UPCN se abstuvieron y respaldaron a Menem. Entre ambas presidencias, el expresidente riojano soportó siete paros nacionales más con Hugo Moyano (Camioneros) y Juan Manuel Palacios (UTA), enrolados en ese entonces en el Movimiento de los Trabajadores Argentinos (MTA) y Víctor De Gennaro en el Central de los Trabajadores Argentinos (CTA), a la cabeza.

Luego de la sucesión de tres Presidentes en diez días -Ramón Puerta, Adolfo Rodríguez Saá y Eduardo Camaño-, Eduardo Duhalde se hizo cargo del Ejecutivo y, a tan solo cinco meses de haber asumido, Moyano le hizo el primer paro nacional el 22 de mayo del 2002. A pesar de la escasa repercusión, el acto del camionero fue masivo y durante su discurso fustigó contra el FMI, el Gobierno y pidió por aumentos salariales. Fue el “Presidente peronista” al que menos tiempo tardaron en concretarle una huelga nacional y al que con más frecuencias se las realizaron, uno cada cinco meses.

Finalmente, Néstor Kirchner pudo haber igualado a Perón en lo que respecta a cantidad de paros nacionales recibidos durante la totalidad de su presidencia. Sin embargo, la Confederación de Trabajadores de la Educación (CTERA), encabezada por Hugo Yasky, las centrales de la CGT y la CTA rompieron esa estadística el 9 de abril de 2007. La protesta no tuvo como ejes las críticas al gobierno de Kirchner, sino que se trató de la adhesión del sindicalismo a raíz del fallecimiento del profesor Carlos Fuentealba.  

Los gobiernos de peronistas sufrieron hasta la actualidad 18 paros generales en 33 años de gestión. O sea, uno cada 22 meses. Pero sólo entre los dos últimos gobiernos radicales, en un lapso más corto de tiempo -ocho años-, se concretaron 22 huelgas nacionales, casi uno cada cuatro meses: trece a Raúl Alfonsín y nueve a Fernando De la Rúa.

(*) Especial para Perfil.com



Mariano Vicchio