POLITICA CAMPAÑA PRESIDENCIAL

Los radicales y el PRO están cada vez más cerca de un acuerdo electoral

El jefe de Gobierno porteño estuvo ayer en Corrientes junto al gobernador radical Ricardo Colombi. A pesar del rechazo del socialismo y Solanas, igual avanzan.

PERFIL COMPLETO

Foto:Prensa PRO

Gestos, fotos, y diálogos abiertos. Mientras tanto en el PRO como en UNEN repiten que están abocados a su propio armado político, por lo bajo siguen los contactos fluidos entre dirigentes, diputados y funcionarios. A pesar de la reticencia del socialismo y de Pino Solanas, un sector del radicalismo continúa coqueteando con el macrismo.

Ayer Macri estuvo en Corrientes y se entrevistó con Ricardo Colombi, el radical que gobierna la provincia, quien le expresó que está a favor de un gran frente nacional. El argumento de Colombi fue que en su territorio se mantiene en el poder con un armado que integran varias fuerzas, entre otros funcionarios con estrecho vínculo con el macrismo. De hecho los gestores de la foto fueron los ministros de Educación, el porteño Esteban Bullrich, y su par correntino, Orlando Macció, quienes firmaron un convenio de cooperación. Allí el jefe de Gobierno prometió que, si llega a ser presidente, mantendrá reuniones cotidianas con los gobernadores. Un mensaje a los radicales que aspiran a recuperar provincias como Córdoba, Chaco o Mendoza.

Colombi no es el único que propone ampliar a UNEN. El fin de semana pasado el líder del PRO había estado con Elisa Carrió y el titular de la UCR, Ernesto Sanz, en una charla organizada por una de las entidades del campo. Lilita reiteró, con Macri a su lado, que había que ampliar las alianzas del frente que integra.

Si bien en el Frente UNEN insisten en que intentarán reforzar su espacio, y ya planean dos encuentros con las principales figuras el 20 de junio (un acto exprés) y el 9 de julio en el norte del país, la falta de un liderazgo claro que crezca en las encuestas es un motivo de preocupación.

En el macrismo creen, en este contexto, que dentro de la UCR surgirá una “rebeldía de abajo hacia arriba” que comenzará en Córdoba, donde tanto el diputado Oscar Aguad, como los intendentes Ramón Mestre (Córdoba capital) y Juan Jure (Río Cuarto) pretenden destronar a José Manuel de la Sota. “En Córdoba va a empezar, y se va a dar un efecto cadena. El primero que diga formalmente que se va con Macri va a generar una ola imparable”, se entusiasma uno de los armadores políticos del jefe de Gobierno. Justamente Jure invitó a Macri el miércoles a la inauguración de un pasaje denominado “Raúl Alfonsín” en Río Cuarto.

En la provincia de Buenos Aires María Eugenia Vidal continúa recorriendo municipios (quiere llegar a los 135 este año) acompañada por Federico Salvai, quien diagrama los encuentros con dirigentes locales. Entre los suyos Vidal asegura que ve una gran predisposición al diálogo a los dirigentes de la UCR que no quieren perder sus distritos por llevar un candidato que siquiera llegaría a la segunda vuelta. Ayer firmó un convenio con el intendente radical de Saladillo, Carlos Gorosito.

“Vamos a seguir instalando la figura de Mauricio, manteniendo el diálogo con otras alternativas. Coincidimos con UNEN en que los acuerdos tienen que estar basados en políticas de Estado”, explicó Emilio Monzó, armador del PRO. “La realidad se va a imponer. Ninguno está llegando al ballottage, y si tenemos que hacer una alianza no vamos a ir con el PJ”, concluye un diputado de la UCR.



Ezequiel Spillman