POLITICA CAUSA LOS SAUCES

Piden anular el procesamiento de Cristina y sus hijos

Así lo solicitó la defensa de la ex presidenta y su familia. Qué argumentos utilizó el abogado para la presentación.

La expresidenta Cristina Fernández de Kirchner y sus hijos: Máximo y Florencia.
La expresidenta Cristina Fernández de Kirchner y sus hijos: Máximo y Florencia. Foto:Cedoc

La defensa de la ex presidenta Cristina Fernández de Kirchner y de sus hijos Máximo y Florencia, reclamó a la Cámara Federal que declare la nulidad de los procesamientos por asociación ilícita y lavado de activos dictados en su contra en la causa Los Sauces y que les levante la prohibición de salida del país. 

"La instrucción de esta causa resultó ser un mero montaje dirigido a lograr impacto mediático y que debía concluir como se lo había planificado previamente: con el dictado de un procesamiento, un embargo millonario y otras medidas cautelares afines", señaló el abogado defensor Carlos Beraldi, según consignó la agencia Télam.

En este sentido, remarcó que todo ello sucedió "sin importar que en la causa no se haya acreditado, porque no ha existido, delito alguno". A su vez, el letrado pidió que se declaren nulos los procesamientos, se levante la prohibición de salida del país para la ex presidenta y sus hijos y se anulen también los multimillonarios embargos ordenados

Los planteos fueron hechos en un escrito entregado a la sala I de ese Tribunal de Apelaciones, que había convocado para hoy a la audiencia previa a comenzar a revisar las decisiones tomadas en la causa por el juez federal Claudio Bonadio. La decisión quedará en manos de los camaristas de la Sala I Eduardo Freiler, Leopoldo Bruglia y Jorge Ballestero, quienes recibieron hoy los argumentos de las defensas de los 21 procesados en el caso. 

Beraldi presentó el texto a nombre de sus clientes: la ex jefa de Estado, sus hijos, la hija de la gobernadora de Santa Cruz Alicia Kirchner, Romina Mercado y el contador de la familia Victor Manzanares. Todos están procesados por integrar una supuesta asociación ilícita dedicada al alquiler ficticio de propiedades de los Kirchner a empresarios beneficiados con obra pública para encubrir el pago de sobornos durante los gobiernos del fallecido Néstor Kirchner y de su esposa.

"Se trata de una resolución vergonzosa, carente de todo basamento jurídico, que ignora y distorsiona de manera intencional la prueba recogida en la causa y, por ende, vulnera todas y cada una de las garantías constitucionales que hacen al debido proceso legal", advirtió el abogado.

En este punto, enmarcó lo ocurrido con la ex presidenta y sus hijos en "Los Sauces" en la "necesidad de dictar resoluciones “judiciales” direccionadas a ocasionar estrépito en la opinión pública". Para la defensa de la ex presidenta, Bonadio no era el juez competente para intervenir en la investigación y pese a ello indagó y procesó a 21 personas para luego reconocer su incompetencia y enviar el caso a su par Julián Ercolini, a cargo de la causa Hotesur

"Resulta increíble que un juez, por un lado, reconozca que no es el magistrado habilitado por ley para intervenir en la causa, y por el otro, se “permita” continuar a cargo de la misma", advirtió la defensa.  El 3 de abril pasado, Bonadio procesó a la ex Presidenta como supuesta jefa de una asociación ilícita, lavado de activos de origen ilícito y negociaciones incompatibles con un embargo de 130 millones de pesos. Idénticos delitos adjudicó a sus hijos con un embargo igual para Máximo y cien millones de pesos para Florencia. 

Fernández de Kirchner fue enviada ya a juicio oral en la causa por la venta de dólar futuro al final de su Gobierno, está procesada en otra investigación por supuesto direccionamiento de la obra pública en Santa Cruz a favor del detenido empresario Lázaro Báez y tiene un pedido de indagatoria fiscal en la causa Hotesur

Además, está imputada en la causa que investiga el supuesto encubrimiento del atentado a la AMIA a raíz de la firma del Memorándum de Entendimiento con Irán, en base a una denuncia presentada por el entonces fiscal Alberto Nisman pocos días antes de ser hallado muerto en el departamento en el que vivía en la zona porteña de Puerto Madero.