POLITICA EL FANTASMA DE 2001

Los sectores más duros ya convocaron a una nueva protesta en el Congreso

.

Memoria. La represión despertó comparaciones y temores.
Memoria. La represión despertó comparaciones y temores. Foto:Cedoc
Los sectores sindicales, políticos y sociales más opuestos a la reforma preparan una marcha unitaria para “resistir” un nuevo debate sobre la reforma previsional. Ocurrirá en una semana que guarda un fuerte significado para estas tendencias, por el aniversario de las violentas jornadas del 19 y 20 de diciembre de 2001 –el martes y miércoles próximo.

Cada año, organizaciones de izquierda y del kirchnerismo suelen realizar una marcha –las más de las veces separados– para recordar a los 39 fallecidos durante la represión desplegada por el gobierno de Fernando de la Rúa. Este año habrá conmemoraciones, pero todas las organizaciones concentrarán sus esfuerzos de movilización el día en que se trate la reforma.

La coincidencia abona las comparaciones con el gobierno de la Alianza que ya habían sido azuzadas ante los proyectos de reforma laboral y previsional. Las escenas de violencia y el accionar policial de este jueves aumentaron el tono de las comparaciones.

Para muchos referentes hay una continuidad entre las acciones de las fuerzas de seguridad ocurridas en 2001 y las que tuvieron lugar este año en la Patagonia, que derivaron en el fallecimiento de Santiago Maldonado y Rafael Nahuel. La represión del jueves reforzó esta percepción.

El denominado Triunvirato de San Cayetano (CTEP, CCC y Barrios de Pie) anunció ayer que se movilizarán “en la más amplia unidad al Congreso Nacional este lunes 18 de diciembre a las 12 hs. cuando se trate nuevamente el recorte a los haberes de jubilados, pensionados y beneficiarios de la AUH”.

También confirmó su participación el Frente de Izquierda, que reclama además una convocatoria a huelga general de la CGT. En la central no hubo un llamado a movilizarse este lunes, pero varios gremios y sectores opuestos al Gobierno ya prevén sumarse a las protestas. La alianza forjada entre los gremios kirchneristas y Camioneros aportará militantes a los que se sumarán las dos CTA.


Temas: