POLITICA

Lotería Nacional amenaza a bingos con no renovar licencias

Adeudan un cánon estimado en 130 millones. El sindicato, en pie de guerra.

Foto:Cedoc

Denunciada y cuestionada por la supuesta falta de control, Lotería Nacional salió a marcar la cancha. En una decisión que tomó por sorpresa a empresarios y sindicatos, le reclama a los cinco bingos porteños de la Ciudad de Buenos Aires (Lavalle, Caballito, Congreso, Belgrano y Flores) el pago adeudado del cánon, estimado en 130 millones de pesos. Y avisó que ya prepara las nuevas licitaciones, que vencen en diciembre cde este año.

Las empresas no abonan este impuesto desde 2009 por la crisis del sector y, según explicaron desde los bingos, no lo hacen desde que se llegó a un acuerdo de palabra con el organismo que dirige Roberto López para mantener los puestos de trabajo.

Lo cierto es que desde que la oferta de máquinas tragamonedas se multiplicó de la mano de Cristóbal López, los cinco bingos porteños quedaron relegados, ya que tienen prohibida la instalación de esta modalidad de juego.

Si bien el rumor inicial fue que las salas podrían cerrar, desde Lotería explicaron a Perfil.com que "los bingos no se cierran, sino que se termina el período de los actuales operadores". "Se está preparando la nueva licitación", advirtieron. De esta manera el organismo adelantó que los actuales operadores deberán dejar su lugar.

Por su parte, el Sindicato de Trabajadores de Juegos de Azar (Aleara) y la Unión de Trabajadores Gastronómicos (Uthgra) se declararon en estado de alerta y movilización ante el posible cese de actividades donde cumplen funciones en forma directa e indirecta, más de 1.500 empleados.

En diálogo con este portal, Ariel Fassione, secretario gremial de Aleara, adelantó que "la próxima semana habrá reunión en el Ministerio de Trabajo junto a las empresas y Lotería" tras un pedido de audiencia que hicieron los gremios.

Para el sindicalista, no quedan dudas que Lotería "salió a pedir ese cánon para documentar la deuda, ya que es dinero del Estado, no de Lotería". "Con el lío que tienen, eligieron ese camino", consideró.

Bingueros. Las salas de Flores, Belgrano, Congreso y Lavalle las opera Nazareno Lacquaniti, quien también lo hace en el Bingo Luján y el Bingo Moreno (estos en el Gran Buenos Aires y con máquinas tragamonedas), en tanto que la de Caballito es de Norberto Carlos José Vicente.

Según supo este portal, el contrato de todos los bingos fue firmado en 2007 por 10 años, aunque los últimos tres dependen de la autorización de Lotería. El vencimiento se cumple el 20 de diciembre de este año.

Desde las empresas señalaron que el negocio del cartón de bingo "se vino abajo cuando permitieron que algunos tengan tragamonedas", en referencia a Cristóbal López, que maneja Hipódromo de Palermo y los dos casinos flotantes.

Si bien aún no está dicha la última palabra, hay tres teorías de por qué Lotería tomó esta decisión: Quiere cobrar de una vez y para siempre la deuda de los bingos; busca demostrar que audita para evitar mayores inconvenientes o el objetivo es darle a Cristóbal los bingos de Capital y luego permitir la instalación de tragamonedas en toda la Ciudad.

 

(*) De la redacción de Perfil.com. Escribió con Federico Poore "El poder del Juego" (Aguilar).



Ramón Indart