POLITICA CAMBIOS EN LA EMBAJADA

Lousteau dejará Washington antes de la asunción de Trump

Su partida puede servir como fusible tras el apoyo del Gobierno a Clinton. Su objetivo principal es la elección porteña de 2017.

Lousteau
Lousteau Foto:Cedoc

El embajador argentino en los Estados Unidos, Martín Lousteau, pasa sus últimos días en Washington. La decisión en la Cancillería argentina ya está tomada: volverá antes de que asuma el nuevo presidente Donald Trump, el 20 de enero.

Los motivos son dos. En primer lugar, el ex ministro de Economía hace tiempo que insiste en competir por la jefatura de Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires en 2019. Para lograr dicha empresa sabe que deberá primero competir en las elecciones del año próximo.

En el medio estalló otro motivo: que tanto el presidente Mauricio Macri, como la canciller, Susana Malcorra, y el mismo Lousteau, hayan apoyado de forma explícita a la candidata demócrata Hillary Clinton. Ante la victoria de Trump, Lousteau puede convertirse en el fusible que descomprime la situación. En las últimas horas, y frente a los reproches internos, el embajador buscó públicamente revertir las críticas. “En el gobierno nacional hay gente que tiene relación previa con el Partido Demócrata. En poco tiempo la Argentina revirtió la relación con Estados Unidos, pero con una administración que salía, entonces lo que yo dije es que es natural que la continuidad facilita las cosas. Esto es una descripción de algo, no un apoyo”, argumentó ayer en declaraciones radiales.

En la Casa Rosada también intentaron desvincular el regreso de Lousteau con un castigo y lo vincularon a las próximas elecciones porteñas. “Martín siempre dijo que tenía pensado volver”, sostuvo un funcionario cercano a Macri.

Todo lo que pasó esa semana fue un papelón. No se puede jugar así en una elección de otro país, y menos uno tan importante como ése”, se lamentó un funcionario de carrera del Palacio San Martín, quien consideró que el motivo del furcio se originó, como otros, en un despacho de la Rosada y no en el Ministerio de Relaciones Exteriores.

Lousteau no tuvo prácticamente contacto con el comité de transición de Trump que se armó en agosto pasado. “Yo no hice ninguna manifestación a favor de Hillary. Ni en Argentina, ni en los cables que mandé”, sostuvo en el embajador declaraciones a Vorterix.

No obstante, días antes de las elecciones sostuvo que, si bien Argentina es el país de la región que más lejos se encuentra, en distancia, de Estados Unidos, la actual administración  “ve como más sencilla” una presidencia de Hillary Clinton. El mensaje fue consecuente con la política que tomaron Macri y Malcorra.

Ahora, en el Palacio San Martín, la mayor preocupación en los pasillos es cuál será el perfil del reemplazante de Lousteau. Consultadas por PERFIL varias fuentes coincidieron que se debería, para comenzar a tender puentes con Trump, buscar un embajador político o de carrera cercano a lo que fue el menemismo. “La clave es alguien que tenga vínculos con los republicanos y no cometer el mismo error que con Suiza”, explicaron. Por ahora no hay nombres concretos, pero en la danza ya ingresaron Emilio Cárdenas, Fernando Petrella y Martín Redrado entre otros. Aunque la última palabra la tendrán el jefe de Gabinete, Marcos Peña, y el secretario de Asuntos Estratégicos, Fulvio Pompeo, quienes están detrás de la política internacional del Gobierno.



Gonzalo Prado