POLITICA

Lucha, alegría y carnaval

“La murga ha sido desde sus comienzos una de las expresiones populares preponderantes del carnaval porteño. Caracterizada por la crítica y la sátira a los poderosos, el carnaval siempre ha significado un espacio contestatario al orden establecido y de apropiación de la calle por parte del pueblo a través de los corsos barriales. Es por ello que no llama la atención que la dictadura genocida de 1976, dentro de su plan sistemático de represión y control de la sociedad, haya prohibido los feriados de carnaval. Sin embargo, luego de largos años de lucha, se lograron recuperar en 2010, cuando el Estado Nacional los restableció en el decreto 1584/2010.

Es importante destacar que este festival, como lugar para la alegría, la transgresión y la celebración popular en la calle, se enmarca dentro de las actividades artísticas y culturales que son generadas para la apertura y la apropiación comunitaria del espacio.

El primer festejo de carnaval del ex Olimpo, así como las múltiples actividades que se desarrollan desde su recuperación como sitio de memoria en 2005, muestra a la cultura popular como terreno para la lucha por la transformación social con el eje en los derechos humanos.

Para el Sitio de Memoria ex Olimpo, la reivindicación de lo artístico en su carácter social, humanístico, político y cultural constituye uno de los tantos desafíos en la construcción de una sociedad democrática y justa, donde todas las personas tengan la posibilidad de acceder a herramientas artísticas para poder manifestarse y expresarse.

La lucha es alegría y la alegría es carnaval”.

Fragmento de un comunicado de la Mesa de Trabajo y Consenso del ex Centro Clandestino de Detención, Tortura y Exterminio (CCDTyE) Olimpo,
 publicado por el periódico digital La Floresta.



Redacción de Perfil.com