POLITICA DÍA DE LA MEMORIA

Luego de la "década ganada" | El primer 24 de marzo sin los Kirchner

Se presentaron como los primeros mandatarios en revalorizar los DDHH. Recibieron apoyo pero también ácidas críticas. El reproche de Pérez Esquivel.

PERFIL COMPLETO

Foto:Cedoc

Durante los primeros años de la presidencia de Néstor Kirchner se decidió mostrar un fuerte apoyo a las causas de las minorías y a las luchas de organizaciones vinculadas a los derechos humanos. Se buscó además que éste sea el eje de las políticas sociales tanto durante su mandato como en el de su sucesora Cristina Fernández de Kirchner.

Se hizo hincapié en esta defensa, que se tradujo en la derogación de las leyes de Punto Final y Obediencia Debida. Se reactivaron juicios contra represores. Y se bajó el cuadro del dictador Rafael Videla del Colegio Militar, entre otros notables méritos.

Sin embargo, ya desde 2004, se criticó la presunta “utilización sectaria” (Comité Nacional de la UCR) que el kirchnerismo realizó de los DDHH. Ese año, Néstor Kirchner pidió “perdón” al pueblo argentino por el silencio que el Estado mantuvo respecto de las “atrocidades cometidas por los represores de la dictadura durante 20 años”. La omisión a la gestión del expresidente Raúl Alfonsín le valió la crítica de un amplio sector de la oposición. Kirchner tuvo que levantar el teléfono, hacer un llamado y pedir nuevamente perdón.

Tras realizar un arco en el tiempo, se llega a este 24 de marzo de 2016 en el que el premio Nobel argentino Adolfo Pérez Esquivel le reprochó esta semana al kirchnerismo que en doce años “jamás" pudieron tener "ni una reunión con Néstor ni con Cristina para debatir sobre las temáticas de Derechos Humanos”.

"Nos dejaron de lado”, subrayó el Nobel de la Paz en una entrevista con la agencia NA publicada por el portal Terra. Es que la denominada “grieta” afectó inclusive a la conmemoración de los derechos humanos en sus distintas manifestaciones. Hasta la llegada del kirchnerismo, había un único acto en memoria de las víctimas de la última dictadura cívico-militar. Pero eso cambió. Desde entonces, se realizaron dos homenajes en paralelo (y hasta tres o cuatro en ocasiones), de distintas convocatorias según el partido político o ideología que invitara a participar.

Para Pérez Esquivel los derechos humanos no se agotan en la década del 70. "Los DDHH para mí son integrales. Yo respeto a los organismos que nacieron con ese objetivo porque son afectados directos, y el kirchnerismo les dio respuesta. Está bien, pero nosotros decimos que los derechos humanos no se limitan a eso: están los de minería, los pueblos indígenas, los derechos de la infancia, la cuestión campesina, los agrotóxicos. Ahí nosotros intervenimos. De las Madres, las única que tienen esta mentalidad son Nora Cortiñas y pocas más”, criticó.

En esta línea, la agrupación Plataforma 2012, la contrapartida opositora a Carta Abierta, señaló en 2013 que "la década de gobierno del matrimonio Kirchner deja un saldo de militantes asesinados con motivo de la represión de la protesta social, en demanda de tierra y vivienda, contra la tercerización, por salarios dignos, por los derechos de los pueblos originarios y campesinos”. Se destaca en el comunicado de los intelectuales el avance en la década pasada de la “criminalización de la protesta”.

El balance durante el análisis de la gestión K es subjetivo y continuará durante años. Hoy queda en manos de la memoria de los argentinos quienes se encuentran con el primer 24 de marzo sin la visión de un Gobierno kirchnerista sobre los derechos humanos.



Emiliano G. Arnáez