POLITICA


Luego de visitar al Papa, Cristina quiere el nuevo Código Civil para esta semana

El proyecto está congelado desde su sanción en el Senado, donde la Iglesia logró frenar reformas sustanciales. La denuncia de Carrió y el "temor" de Fernando Iglesias. 


Foto:Cedoc.

El oficialismo buscará este miércoles en la Cámara de Diputados la aprobación de la reforma del Código Civil, la cual ya cuenta con media sanción al haber sido aprobada por el Senado. Sin embargo, el tiempo transcurrido entre el debate de la cámara alta y el nuevo tratamiento legislativo no logró apaciguar las aguas ni acercar las posiciones entre el oficialismo y la oposición, que reclama que la iniciativa se vuelva a revisar a nivel de comisiones. 

ARTÍCULOS RELACIONADOS

Sin embargo, el kirchnerismo apuesta a llevar directamente el nuevo Código Civil al recinto, con el argumento de que el dictamen conserva la validez que expidió una comisión bicameral especial, que se constituyó en su momento para sacar el despacho que primero sancionaron los senadores.

La orden la dio Cristina Fernández de Kirchner desde Nueva York a través de un llamado de Julián Domínguez. No habían pasado 24 horas desde el almuerzo de la Presidenta con el Papa. Tampoco quedó en el olvido que en 2013, el Senado hizo lugar a los pedidos de la Iglesia para eliminar ciertas reformas, entre ellas, la cuestión temporaria para saber desde cuándo se es persona, que quedó ratificada en la concepción, tirando al tacho la pretendida legislación sobre la implantación de embriones. 

El presidente de la Cámara de Diputados, el bonaerense Julián Domínguez, defendió el proyecto al afirmar que "simplifica muchos procesos complejos", como el de la adopción. "Hay 12.800 niños en condiciones de ser adoptados y todavía hay dificultades. Muchos no son bebés ni chicos en la primera edad de la vida. Esto va a simplificar y va a facilitar el acceso de muchos papás que quieren adoptar, con todas las garantías para los chicos", precisó el legislador oficialista.

En declaraciones a radio La Red, Domínguez remarcó que "la simplificación en el proceso de adopción es un tema que la sociedad está reclamando" y que el proyecto respalda "dando todas las garantías para el cuidado del bebé". 

"Hay sistemas donde se lucra con eso. Hay gente presa, con procesos judiciales, sacerdotes involucrados, incluso. Se busca eliminar todo este tema que tanta angustia causa", dijo el diputado, que subrayó haber adoptado un niño: "Tengo cuatro hijos de sangre y uno del corazón", dijo.

Domínguez añadió que "este Código ha tenido la característica que se ha debatido en más de doce lugares de toda la Argentina, con más de 1.100 ponencias. Tuvo tiempo de maduración. Venimos a terminar algo en lo que pusimos mucho empeño y mucho esfuerzo".

En contra. La diputada nacional Elisa Carrió presentó hoy un recurso de amparo para frenar el tratamiento del nuevo Código Civil y Comercial en Diputados, al considerar "absolutamente ilegal" el procedimiento que impulsa el oficialismo, al considerar que viola el principio de formación y sanción de las leyes establecidos en la Constitución". 

Sin medias tintas, Carrió denunció que la oposición, la Iglesia y los ministros de la Corte Suprema de Justicia son "cómplices" del oficialismo en el tratamiento de esta iniciativa. La legisladora de la Coalición Cívica en UNEN se negó "a tratar una ley que va a cambiar las relaciones privadas de todos los argentinos", al afirmar que hacerlo "sería plegarme al antirrepublicanismo".

En la presentación que realizó junto con el diputado nacional Fernando Sánchez, Carrió solicitó a Julián Domínguez, que "se abstenga de convocar al tratamiento" y reclamó que ante "la inminencia de la sanción" del proyecto del oficialismo se dicte una medida cautelar para impedir la sesión.

Asimismo, insistió en advertir que de ser sancionada la ley del nuevo Código Civil "podría verse reiteradamente cuestionada en los tribunales".

Luego, en declaraciones a radio Mitre, Carrió también atribuyó responsabilidad en el "apuro" para sancionar la ley al presidente de la Corte Suprema y fue más allá al señalar un posible negocio de los magistrados: "Acá hay un papel muy importante de (el Presidente de la Corte, Ricardo) Lorenzetti, este Código le va a dar millones de pesos", dijo. "Todos los abogados tienen que comprar el Código Civil comentado. ¿Quiénes los hacen? (la ministro de la Corte, Elena) Highton de Nolasco y Lorenzetti. Van a ganar millones con esto", sostuvo.

Temor y sospechas. Para el exdiputado Fernando Iglesias, la objeción es anterior al debate de los contenidos: "El principal problema es el método y la circunstancia, un gobierno que termina el año que viene, con un consenso social cada vez más pequeño, quieren aprobar una reforma del Código de manera exprés".

"Como siempre, la oposición y gran parte de la ciudadanía siguen subestimando la gran capacidad de daño de estos muchachos, porque pensamos que están en retirada pero se disponen a aprobar un Código Civil", lanzó el dirigente.

En diálogo con Perfil.com, Iglesias se mostró temeroso a raíz de la intervención del Papa Francisco en la escena política nacional: "Con todo el respeto que me merece, hay dos hechos establecidos. Por un lado vemos una foto de Francisco con la remera de La Cámpora y Ottavis, y por el otro la Presidenta impulsa esto, tengo miedo de que sea un intercambio".

En el mismo sentido, el presidente del bloque de diputados del PRO, Federico Pinedo, advirtió hoy que "si el kirchnerismo continúa con su pretensión de darle tramite exprés al Código Civil y Comercial, pediremos que la Justicia defienda la representación popular y deje sin efecto la sanción de un proyecto que la desconoció".

El legislador macrista dijo que es "completamente contrario a la democracia", "absurdo" y "contrario al reglamento" que se apruebe un proyecto "en base al análisis que hicieron quienes ya no ocupan una banca en la Cámara baja porque venció su mandado".

En este sentido, la diputada nacional macrista y presidenta de la Comisión de Legislación Penal, Patricia Bullrich, también anunció que presentará un recurso de amparo porque "la mitad de los legisladores que la componen no tiene ninguna noción de los que se pretende sancionar" y precisó: "Al cambiar la composición de la Cámara, caen los dictámenes".

Finalmente, el consejero de la Magistratura, Alejandro Fargosi, opinó que es "un error monumental" que la ley se apruebe mediante este procedimiento e interpeló: "¿Queremos que todos nuestros derechos más personales y familiares queden en las manos de Cristina Kirchner y de sus legisladores?"

Dividido en seis libros, el proyecto incluye otros 2.670 artículos y entraría en vigencia el primero de enero de 2016. Entre los distintos puntos que modifica de la normativa vigente, la reforma borra del mapa la posibilidad de establacer la adopción directa y, entre otros puntos, le da la derecha a la doctrina de la Iglesia Católica al considerar que el ser humano existe desde el mismo momento de la concepción. Este no es un punto menor, dado que colisiona con el congelamiento de embriones, que pasarían a ser personas.  

Entre otras cosas, también modifica la regulación de la transmisión de derechos, las relaciones de familia, obligaciones y contratos, todos sumados a la sancionada limitación de la responsabilidad del Estado. 

 



Redacción de Perfil.com