POLITICA POR 800 MILLONES DE PESOS

Macri adjudicó una obra a su amigo Niky

Se la había dado el gobierno de CFK antes de dejar el poder. El Presidente lo oficializó.

PERFIL COMPLETO

Foto:Cedoc Perfil

El presidente Mauricio Macri adjudicó ayer a su mejor amigo una obra por casi $ 800 millones. El empresario Nicolás Caputo, alias Niky, ya es oficialmente proveedor del hombre al que ayudó a llegar a la Presidencia. La licitación pública había sido pre-adjudicada por el kirchnerismo a la constructora de Caputo Saicyf días antes de que finalizara el mandato de Cristina Fernández de Kirchner y Caputo -asiduo proveedor de los K y de Macri en la Ciudad de Buenos Aires- era el destinatario seguro de la obra. Ayer, el Presidente lo hizo oficial.

Caputo ganó una licitación para la construcción de una obra civil de los edificios del reactor RA-10 de la Comisión Nacional de Energía Atómica. La noticia se hizo publica en el Boletín Oficial.

El 4 de diciembre de 2015, seis días antes de dejar el poder, el kirchnerismo ya tenía  los resultados de la comisión evaluadora que analizó las ofertas para la obra. Según los extractos del dictamen de evaluación a los que accedió PERFIL, ese día, los técnicos de la Comisión de Energía Atómica “estimaron conveniente adjudicar la licitación a favor de Caputo Saicyf por un total de $ 796.728.583”. Así, dejaron el camino listo para que Caputo se quedara con la obra. El moño se lo iba a tener que poner Macri, oficializando la decisión de favorecer a la empresa de su mejor amigo y asesor. Y así lo hizo.

Durante la licitación, Caputo compitió con Iecsa, la empresa de Angelo Calcaterra -el primo de Macri-, y Petersen Thiele y Cruz, de Enrique Ezkenazi. El presupuesto oficial de la obra era de $ 930 millones, pero Caputo presentó una oferta más barata.

La Comisión de Energía Atómica había dependido del ministro Julio De Vido durante años pero en los últimos tiempos el secretario de Legal y Técnica, Carlos Zannini, había comenzado a hacer pie en el organismo. Otra licitación de este mismo ente estuvo en la mira en 2015 tras una investigación de PERFIL y el Gobierno debió darla de baja porque la obra le había sido pre-adjudicada a Ignacam, una constructora ligada a Florencio Randazzo, entonces pre-candidato presidencial y ministro de Interior y Transporte. Entonces, la comisión evaluadora había favorecido a Ignacam a pesar de que no cumplía con los requisitos de la obra y había ofrecido un presupuesto más caro que otras empresas.



Emilia Delfino