POLITICA ELECCIONES 2017

Macri apunta al “peronismo de caudillos” y tiene cuatro provincias en la mira

Tucumán, Formosa, La Rioja y San Luis, son distritos que Presidente busca arrebatarle al PJ. La jugada electoral y una fuerte frase contra Juan Manzur.

Mauricio Macri confía en arrebatarle el poder a 4 gobernadores peronistas en 2019
Mauricio Macri confía en arrebatarle el poder a 4 gobernadores peronistas en 2019 Foto:Cedoc
Las elecciones legislativas sirven oficialmente para renovar las cámaras nacionales, provinciales y municipales pero suelen tener un objetivo mayor que los políticos nunca declaran: abrir el camino para los próximos comicios ejecutivos. Un buen desempeño este año en distritos clave puede sentar las bases para reemplazar a intendentes e incluso gobernadores dentro de dos años en algunas provincias. El presidente Mauricio Macri lo sabe y tiene una obsesión: destronar a cuatro gobernadores peronistas en 2019.

El mapa que se maneja en Casa Rosada tiene a algunas provincias marcadas por encima del resto: Tucumán, San Luis, Formosa y La Rioja. Fuentes de Balcarce 50 las mencionan como los territorios gobernados por un "peronismo de caudillos" y por eso se invierte tiempo y recursos para dar batacazos en breve.

Tucumán. Juan Manzur ganó la elección por un pequeño margen frente al radical José Cano, quien (luego de la contienda que terminó en la Justicia) pasó a dirigir el Plan Belgrano. A pesar de no haber podido mostrar grandes resultados, Cano ya está en campaña al frente de la lista de senadores.

Macri observa con detenimiento sus movimientos y lo considera fundamental para una revancha en dos años. Sin vueltas, dijo la semana pasada sobre Manzur: "Estamos más cerca...yo creo que en dos años vamos a sacar a este señor del Poder, y Tucumán va a volver a respirar". Días antes de su llegada, el gobernador también confrontó: "Macri viene por nosotros y acá la vamos a aguantar como hacemos los peronistas".

San Luis. El gobernador Alberto Rodríguez Saá fue opositor a Cristina Fernández de Kirchner durante su estadía de ocho años en la Casa Rosada. Sin embargo, ante la alianza de Macri con Claudio Poggi, el mandatario peronista no dudó en aliarse a CFK para resistir la embestida del Poder Ejecutivo. Poggi era aliado de los Saá, pero cuando tuvo vuelo propio tras su gestión (2011-2015) fue apartado. El presidente aspira a que en 2019 destrone al apellido más tradicional de la política puntana.

Eso sí, no la tienen fácil. Ayer hubo una votación que, como se esperaba terminó en escándalo. Es que se realizaron las PAS (Primarias Abiertas y Simultáneas) impulsadas desde el Ejecutivo provincial, que no fueron obligatorias y la alianza de Poggi no participó. Sin embargo, a último momento, una lista de radicales disidentes presentó una lista. Si la justicia electoral provincial mantiene su fallo, que dispuso que ambas listas debían competir, la fórmula habilitada sería la que se presentó ayer, y no la que impulsan en Casa Rosada. "Este tipo de trampas hay que desterrar en breve", confiaron esta mañana a Perfil fuentes del gobierno nacional.

Formosa. “[La relación con Insfrán] históricamente fue poca, salvo que los dos somos hinchas de Boca. Después, esos discursos que él hace sobre los intereses oligárquicos, son según el momento que le convenga. Por eso está hace tantas décadas en el poder; por su capacidad de reinventarse", dijo Macri la semana pasada. Gildo Insfrán no se quedó callado y hasta pidió a sus militantes que estén "atentos" porque, según él “Las fuerzas federales nos pueden plantar cualquier cosa”.

“Los servicios de todas las fuerzas federales están operando en nuestro territorio para quebrantar nuestra paz social. Esto es muy delicado y debemos estar atentos, porque no tienen escrúpulos, hay que cuidarnos de todos porque nos pueden plantar cualquier cosa, ya que están dispuestos a todo”, dijo Insfrán según puede verse en un video publicado por el sitio Noticias Formosa. ¿En quiénes confía Macri para dar lo que sería un indudable batacazo electoral? Por ahora son dos: Ricardo Buryaile y Luis Naidenoff. El primero, ministro de Agroindustria, tuvo dos buenos años de gestión producto de la alianza del Presidente con el sector del agro. El segundo será precandidato a senador en estas PASO.

La Rioja. Sergio Casas le ganó por más de 10 puntos a Julio Martínez en 2015. El peronista se quedó con el cargo que dejó Luis Beder Herrera. Martínez, radical, pasó a ser ministro de Defensa y renunció en los últimos días para dedicarse full time a la campaña a senador. En los próximos días podrían recibir una de las visitas express del Presidente para apuntalar una campaña complicada.