POLITICA A PESAR DE LAS DECLARACIONES

Macri aún sostiene a su amigo como jefe de Inteligencia

En la Casa Rosada quieren ver si el arrepentido presenta documentación que confirme los giros bancarios para Arribas. Contactos con Marcos Peña y Elisa Carrió.

Dinero Sucio. Las coimas de la constructora Odebrecht también impactaron en la política local.
Dinero Sucio. Las coimas de la constructora Odebrecht también impactaron en la política local. Foto:Cedoc Perfil
A pesar de la confesión del arrepentido del caso Odebrecht, quien lo acusó de cobrar 850 mil dólares en concepto de coimas, el titular de la Agencia Federal de Inteligencia (AFI), Gustavo Arribas, fue ratificado en su cargo y ayer en la Casa Rosada se mostraban cautelosos y negaban que el jefe de los espías vaya a ser separado a la brevedad.
“No hay ninguna prueba. Es todo muy incipiente aún. Vamos a esperar a ver qué muestra (Leonardo) Meirelles que acredite lo que dijo. Ya la última vez habían dicho que eran seis transferencias y había sólo una”, explicaron a PERFIL en el entorno del Presidente, Mauricio Macri. “Por ahora fue una confesión verbal, hay que ver si existen los extractos bancarios, todavía es todo muy incipiente, pero Arribas, de ser necesario, se volverá a presentar ante la Justicia”, agregaron en Casa Rosada.
De todas maneras, la noticia sorprendió a gran parte de la cúpula del Gobierno, en especial dado que las primeras charlas con el Presidente se dieron mientras se preparaba para abordar el avión que lo llevó a Dubai, la primera parada de su gira asiática.

Contactos.
Además de dialogar con su jefe de Gabinete, Marcos Peña, Macri habló también con Elisa Carrió. Según fuentes oficiales, el jefe de Estado le aseguró a Lilita que no habrá obstrucciones para investigar las coimas que habría pagado Oderbrecht a funcionarios argentinos. Carrió estaba más interesada en los funcionarios kirchneristas, como Julio de Vido o José López, que en el titular de la AFI. “Hablé con el presidente de la Nación y tenemos un acuerdo para que se investigue hasta las últimas consecuencias el caso de las transferencias de Odebrecht”, dijo Carrió, pocas horas después de conocida la declaración del arrepentido del Lava Jato.
Así las cosas, en la Casa Rosada, más vacía que de costumbre por el viaje del jefe de Estado y su comitiva, ayer descartaban de plano que Arribas fuera a emular el caso de Juan José Gómez Centurión, quien fue apartado de la Aduana hasta que se resolvió su situación judicial.

“No lo vamos a sacar siquiera de forma temporal porque nadie vio ninguna prueba. Es más, ni Lilita ni (Graciela) Ocaña pidieron que renuncie. Menos lo va a hacer uno de los nuestros”, insistió ante este diario uno de los ministros más cercanos al Presidente. Con “uno de los nuestros”, claro está, se refería al macrismo, ya que Ocaña y Carrió también integran el oficialismo.

En este marco, las fuentes consultadas sostuvieron que, en todo caso, si se genera un proceso de desgaste personal, el propio titular de la AFI podría tomar alguna decisión pero no por parte del Poder Ejecutivo. Es más: Macri ha dicho, en las últimas semanas, que confía en él y que fue una buena decisión colocarlo como jefe de los espías a pesar de no tener conocimiento previo en la materia.
Según fuentes macristas, gran parte del poder de la AFI pasa por la segunda de Arribas, la “turca” Silvia Majdalani, quien se especializó en temas de inteligencia muchos años antes de asumir como subjefa de los espías. El vínculo entre el jefe de los espías y Majdalani arrancó mal: hubo recelos y críticas cruzadas. Sin embargo, “la 99”, como Arribas suele llamarla en broma, terminó cerrando un acuerdo interno para trabajar juntos y hoy es una de sus defensoras.

Citación.
Paralelamente, Arribas debería concurrir el próximo miércoles al Congreso.
Las diputadas del Frente para la Victoria, María Teresa García y Juliana Di Tullio, citaron al titular de la AFI para que dé explicaciones ante la Comisión Bicameral de Fiscalización de Organismos y Actividades de Inteligencia.

De aceptar el convite, el jefe de los espías debería presentarse ante la Bicameral el miércoles 17 de mayo a las 12 horas. En una misiva enviada al presidente de la comisión, el senador radical Juan Carlos Marino, las diputadas sostienen que la declaración de Meirelles “ha puesto de manifiesto que la denuncia original (contra Arribas) del pasado 11 de enero no fue lo suficientemente investigada, ni por la comisión bicameral ni por la Justicia Federal”. “Arribas aún debe a este cuerpo sus respuestas al pliego de preguntas que presentamos personalmente y a través de la comisión, momento en que también comprometió su presencia en la comisión para los primeros días de marzo, lo cual por supuesto nunca cumplió”, agregaron.