POLITICA APERTURA DE SESIONES

Macri busca contraatacar con anuncios ante el Parlamento

Incluirá propuestas sobre seguridad, corrupción y obras. El Gobierno descartó convocar a una marcha. Habrá antes una cena con aliados.

Gala. El presidente y la primera dama junto a Diego Simeone y su esposa en el encuentro de honor organizado por los Reyes de España.
Gala. El presidente y la primera dama junto a Diego Simeone y su esposa en el encuentro de honor organizado por los Reyes de España. Foto:Prensa presidencia

Desde España, el presidente, Mauricio Macri, chequeó varias veces su casilla personal de correo electrónico. Por esa vía lee y realiza retoques a lo que será su discurso del 1 de marzo, cuando inaugure el período de sesiones legislativas del Congreso y sirva, además, para un contraataque político en medio de los conflictos sindicales y judiciales.

Sus palabras resonarán seis días antes de la marcha de la CGT, con el apoyo del PJ, y tras un debate interno del Gobierno sobre la conveniencia de movilizarse para acompañar al presidente el 1M. La idea terminó por ser descartada al imponerse la postura de la Jefatura de Gabinete.

Con un fuerte hermetismo de parte de la Casa Rosada, el jefe de Gabinete, Marcos Peña, comenzó a diagramar el speech del presidente hace 20 días junto al asesor Jaime Durán Barba y el equipo de discursos, una área nueva dedicada exclusivamente a tal fin.

En materia económica hará hincapié sobre la baja de la inflación, la perspectiva de reducción del déficit fiscal y los pronósticos de inversiones. También habrá un capítulo para las obras de infraestructura, tanto en materia de transporte como vivienda.

Mauricio se involucró de manera personal en este discurso”, cuenta un funcionario de peso, y agrega que cuando regrese el domingo a la mañana de Madrid comenzará a darle los últimos retoques.

El presidente volverá a reclamar “mayor diálogo” y reiterará sus tres ejes de campaña: combate a la pobreza, lucha contra el narcotráfico y unidad de los argentinos. En duración será un discurso similar al del año pasado: entre 30 y 40 minutos. Sin improvisación.

Por estas horas los funcionarios debatían qué proyectos de ley incluirán en el mensaje del presidente. Uno es la creación de un régimen penal juvenil para menores de edad. Se trata de una iniciativa en la que trabajó el ministerio de Justicia y que vería luz este año.

Otro proyecto que los asesores de Macri evalúan presentar es la creación de Tribunales de Defensa de la Competencia, para zanjar los infinitos reclamos sobre los consumidores y, sobre todo, para hacer más competitivos los mercados que hoy son monopólicos. Ya el año pasado el presidente se había quejado, en la embajada de EE.UU. de algunas empresas que dominan el mercado y son difíciles de controlar en materia de alza de precios.

Una tercera iniciativa, vinculada de manera directa a la lucha contra el narcotráfico, sería la declaración de la emergencia en adicciones. En particular, vinculada al consumo de paco, un proyecto que maneja la Sedronar, que depende directamente de Presidencia.

En materia de Desarrollo Social hablará del plan para crear centros de primera infancia y de otro para eliminar la indigencia en los 100 pueblos más pobres, en su mayoría en la zona norte.

Por su parte, tal como anticipó PERFIL, presentará un paquete de iniciativas vinculadas a la transparencia. Mientras en Balcarce 50 el secretario Legal y Técnico, y amigo del presidente desde la infancia, Pablo Clusellas termina de confeccionar un borrador final del protocolo para actuar ante conflictos de intereses – como en el caso del Correo – Macri pretende lanzar una serie de cambios a la ley de Ética Pública que incluya licitaciones y servicios del Estado.

Por su lado, en el Congreso pregonan una sesión corta pero intensa. En particular, aunque habrá fuertes restricciones al ingreso de militancia, se espera que haya merchandising del Correo por parte del Frente para la Victoria, además que algún otro grito intempestivo durante el discurso.

La apertura de sesiones ordinarias será la 135 del país y comenzará, de manera formal, a las 10.15. Macri no definió si estará Juliana Awada. El año pasado no concurrió.

Debate. Paralelamente, desde hace un par de semanas comenzó a debatirse en el seno del poder si era conveniente realizar una movilización al Congreso en apoyo al Gobierno. Entre otros, el ministro del Interior, Rogelio Frigerio, antes de viajar a EE.UU., propuso comenzar a organizarla junto a funcionarios de la provincia de Buenos Aires. Pero el debate no prosperó: Peña evaluó que no sería lo ideal, y varios de los funcionarios políticos terminaron convenciéndose.

Cena de camaradería. Un día antes del discurso de apertura de sesiones, el martes por la noche, Macri convocó al quincho de la residencia de Olivos al interbloque de diputados y senadores de Cambiemos. En una suerte de operativo contención, luego de que varios legisladores de peso – como el radical Mario Negri – se quejaran de no ser parte del esquema de decisiones, el presidente los convocó, junto a todos los ministros del gabinete, a una cena para comenzar el año parlamentario.

Pero la previa no fue la mejor: en el chat de Whatsapp del bloque de diputados del PRO se reían, casi trágicamente, de la ausencia de información sobre el discurso que preparaba Peña. Algunos esperaban que Eduardo Amadeo intente mostrar que estaba al tanto del tema, pero fue en vano: no tenía la más pálida idea, al igual que la mayoría.