POLITICA GESTIONES DEL PRESIDENTE

Macri negocia con los gremios paz a cambio de concesiones

Para mantener la concordia, hizo promesas sobre Ganancias, obras sociales y colaboración política para romper el bloque peronista.

PERFIL COMPLETO

Foto:Cedoc Perfil

Tras la confirmación oficial del encuentro reservado de la semana pasada entre Hugo Moyano y el Presidente, se prepara una visita sindical a la Casa Rosada. Será un encuentro público e incluiría a dirigentes de las tres centrales cegetistas y la Confederación de los Trabajadores del Transporte (CATT). Así, Mauricio Macri asumió de forma personal las gestiones para mantener la paz con los sindicatos.

El tablero en el que juegan el Gobierno y los sindicatos es más amplio que la discusión sobre el ajuste salarial, que motivó las declaraciones cruzadas de los últimos días, y que incluso mantiene en alerta a sindicatos clave en la negociación política como Camioneros. Pero no deben confundirse las advertencias circunstanciales y los conflictos puntuales con la relación entre el cegetismo y el Gobierno, porque también están en la mesa de negociación los espacios de poder en el Estado, los fondos para las obras sociales y la reforma del impuesto a las Ganancias.

Además, la coyuntura política favorece otro punto de convergencia: la intención común de restar poder al kirchnerismo. De forma explícita en el caso de los dirigentes que se opusieron a Cristina Kirchner, como Luis Barrionuevo, y con actos concretos y declaraciones en off, en el caso de los que fueron más afines, todos los sectores consideran al kirchnerismo como un escollo para el desarrollo del poder político del “movimiento obrero”.

El taxista Omar Viviani ofició de anfitrión del encuentro donde se acordó la ruptura del bloque del FpV. Y Oscar Romero, del Smata, fue el líder del cisma. Viviani había sido el quinto candidato a diputado del FpV por Capital en 2015, un puesto no expectable que lo dejó afuera del Congreso. “Con el anterior gobierno perdimos participación en las decisiones y lugares en las listas”, sintetizó otro secretario general de la CGT oficial.

Además de la cuña estatal en la interna del PJ, en el plato de las CGT ya están los espacios de poder político estratégicos que se ofreció a hombres cercanos (como la Secretaría de Seguridad Social de Trabajo y la Superintendencia de Seguros en Salud), la promesa de una reforma integral en Ganancias y una buena disposición a descongelar la transferencia de dinero a las obras sociales, que acumula más de US$ 26 millones.

A pesar de que había trascendido un acuerdo entre Macri y Moyano para mantener los acuerdos paritarios, esta semana hubo aclaraciones de las dos partes. En la reunión de la CATT con el ministro de Trabajo, Jorge Triaca, los transportistas indicaron que reclamarán un piso del 30%, y los funcionarios les indicaron, según tres asistentes a PERFIL, que “cada uno tendrá la paritaria que negocie y serán sin techos ni pisos”. La evaluación positiva de este encuentro, es un dato importante: el fuerte reclamo por Ganancias que realizaron los transportistas la semana pasada fue interpretado como un posible gesto de ruptura, porque este sector lideró los últimos paros contra Cristina Kirchner.

Otro dato fueron los acuerdos cerrados por encima del 30% en los últimos días. Fue el caso del Sindicato del Seguro, que firmó 32% esta semana. El secretario gremial de este sindicato, Jorge Sola, es también el responsable del relevamiento estadístico que hace la CGT de Moyano. “El 2015 había cerrado con una inflación interanual del 29,4%, este año salta hasta el 32,59%; en marzo podría variar, pero 2016 no va a estar por debajo del 30%”, explicó Sola



Aurelio Tomás