POLITICA GIRA POR EL CONO SUR

Macri pidió un Mercosur con menos ideología y más comercio

En una sola jornada se vio con Dilma Rousseff, Michelle Bachelet y empresarios de Brasil y Chile. Buscó transmitir garantías para aumentar las inversiones.

PERFIL COMPLETO

Foto:Cedoc

Con una gira exprés, Mauricio Macri buscó mostrar que los países de la región serán una prioridad de su política exterior y que Brasil se mantendrá como principal socio estratégico. En un solo día concretó una reunión con la presidenta Dilma Rousseff en el Palacio de Planalto, Brasilia; una reunión con la poderosa central empresaria de San Pablo (Fiesp), y un almuerzo con empresarios paulistas; una reunión con la presidenta Michelle Bachelet en el Palacio de la Moneda, Santiago, y una cena con empresarios y funcionarios chilenos.

Macri buscó transmitir a todos sus interlocutores que desde el 10 de diciembre Argentina volverá a ser un país con seguridad jurídica, y les pidió a empresarios y mandatarios tender puentes, profundizar el vínculo y que difundan el mensaje de que Argentina los espera con los brazos abiertos.

De este modo, marcó fuertes diferencias con el estilo de integración que impulsó la gestión kirchnerista: el presidente electo quiere menos ideología y más pragmatismo para impulsar el intercambio regional.

En la conferencia de prensa posterior a su reunión con la presidenta Dilma Rousseff, que se había extendido por más de una hora, dijo que se comprometieron a “mejorar los vínculos comerciales e ir planificando metas de integración más audaces”, y sugirió que una relación económica más ambiciosa les permitirá superar los “procesos de recesión económica” actuales.

Hacia Oriente. El futuro jefe de Estado mostró también que quiere un Mercosur orientado hacia el Pacífico. Las tres escalas de su gira y los encuentros bilaterales previstos con los principales mandatarios del continente que integran la Alianza del Pacífico, el próximo 10 de diciembre en Buenos Aires, marcan ese camino.

Macri aclaró, sin embargo, que su primer objetivo será impulsar un mayor intercambio comercial con estos países en el marco de la Alianza Latinoamericana de Integración (Aladi), antes que un acuerdo birregional o una improbable integración del país al acuerdo transoceánico.

Una vez en Chile, Macri reiteró la importancia que tendrá la región en términos económicos. “Apostamos mucho a mejorar las relaciones entre nuestros países y a avanzar hacia el desarrollo articulado de nuestras economías”.

Reservas. En sus declaraciones, el mandatario electo dejó en claro que no buscó en los países vecinos soluciones para los apremios monetarios de corto plazo al negar discusiones sobre “el Banco Central” o un posible swap con Brasil. “No vinimos con esa agenda”, insistió ante las consultas.

Sin embargo, parte del alivio que esperan en las reservas está relacionado con su viaje, porque fuentes del equipo económico macrista confirmaron a PERFIL que esperan un aluvión de inversiones privadas, especialmente desde Chile.

Además, Macri se comprometió a eliminar, de modo gradual, las restricciones a las importaciones que el país comenzó a implementar desde 2008 y que fueron cuestionadas en la Organización Mundial del Comercio. “Vamos a cumplir el fallo de la OMC que pide que levantemos este mecanismo”. Pero aclaró que buscará acordar “un período de transición con nuestros amigos (brasileños)”.

Junto a la canciller designada, Susana Malcorra, Macri presentó una ambiciosa agenda de contactos con Brasil que incluirá una nueva reunión el día de la asunción, un encuentro bilateral con presencia de delegaciones empresariales y ministeriales de alto nivel –algo que no ocurre desde 2013– y una próxima visita de Estado.

A ello debe agregarse la cumbre del Mercosur, el 19 de diciembre, que tendrá a Paraguay como sede de sus mandatarios



Aurelio Tomas / Patricio Navarra