POLITICA ENCUESTA SOBRE LA GESTION DE GOBIERNO


Macri recibe mejores notas en la política que en la economía

PERFIL COMPLETO

Para Mauricio Macri, la buena noticia es que su gobierno todavía alcanza un importante nivel de aprobación. La mala –y que a la larga puede convertirse en muy mala– es que la valoración positiva se basa en aspectos algo abstractos y declamativos, como la relación con otros países, la unión de los argentinos o la lucha contra la corrupción. Sobre el manejo de la economía y sus derivados, temas siempre definitorios para la suerte de un gobierno, creció la disconformidad con el macrismo.
A cinco meses de haber asumido, según una encuesta reciente de la consultora Quiditty, el 53% de los votantes del Area Metropolitana avala la gestión macrista. Se trata de un porcentaje de apoyo todavía mayoritario y para nada despreciable. El número, sin embargo, encierra un dato pesimista: los votantes destacan políticas (o promesas) como la relación con otros países (63%), la lucha contra la corrupción (60%) y el combate al narcotráfico (56%), mientras desaprueban lo hecho hasta el momento para crear empleo (32%), reducir la pobreza (28%) y controlar la inflación (25%). Respecto del manejo general de la economía, sólo un 38% acompaña, contra un 59% que directamente rechaza el rumbo del PRO.
A la luz de las elecciones legislativas del año próximo, una variable cada vez más presente en las charlas, roscas y análisis oficialistas, ese desagregado de la información resulta especialmente amenazante. La encuesta confirma lo que se percibió en las últimas elecciones: en el nuevo mapa de identidades políticas hay dos camisetas predominantes, la macrista y la kirchnerista. Pero lejos del bipartidismo cerrado de los 80 y 90 entre PJ y UCR, cada uno de estos dos sectores representa sólo a un tercio de la sociedad.
Así, la consultora divide al 40% de los votantes restante entre entusiastas (el 18% que no votó a Macri en primera vuelta, pero sí en el ballottage) y escépticos (el 21% que recién optó por Daniel Scioli en el ballottage).
Dentro de ese universo amplio y decisivo en los domingos de elecciones, una franja que no es K ni PRO (la famosa ancha avenida del medio, sobre la que intenta desplegarse Sergio Massa), crece el malestar con el Gobierno en relación con el ajuste y el enfriamiento de la economía. Si bien entusiastas y escépticos aprueban los ítems más blandos de la gestión macrista, rechazan su manejo de la economía. Y si ese malestar se mantiene a lo largo del tiempo, difícilmente se sostenga la empatía con los demás rubros del gobierno.

Andres Fidanza