POLITICA TENSION EN SEGURIDAD

Macri terció para contener la guerra no declarada entre Bullrich y Ritondo

Los ministros de Nación y Provincia se desconfían. El Presidente aceptó mandar efectivos, pero respaldó la estrategia de su funcionaria.

No tan bien. Hace un mes, terminaron a los gritos. El la acusó de “falta de coordinación”y ella le reprochó su actitud.
No tan bien. Hace un mes, terminaron a los gritos. El la acusó de “falta de coordinación”y ella le reprochó su actitud. Foto:Cedoc Perfil
Quienes formaron parte de la reunión cuentan que saltaban chispas. Fue hace aproximadamente un mes y estaban acompañados por funcionarios de seguridad de Nación, Provincia y Ciudad. Cristian Ritondo, ministro de Seguridad bonaerense, despotricaba por un operativo de la Federal  en La Matanza que lo agarró desprevenido. Le criticaba a Patricia Bullrich su falta de “coordinación” y su gusto por “las cámaras”. La ministra nacional, lejos de bajar cabeza, lo acusó de tener actitudes infantiles. Aunque dicen que usó palabras más ofensivas.

Un mes después, fue el propio Mauricio Macri el que terció y llevó calma a una relación que nació tirante y que promete seguir siéndolo. En la reunión del martes último en la Casa Rosada (que estaba agendada con una semana de antelación), el Presidente confirmó la decisión política de mandar efectivos federales a la Provincia –algo que venía pidiendo María Eugenia Vidal pero que Bullrich quería evitar para dedicarse de lleno a la lucha contra el narcotráfico– pero también defendió la estrategia política de su ministra, de no anunciar dónde y cuántos efectivos bajarán a cada municipio.

Es que desde el Ministerio de Seguridad aseguran que la presencia de gendarmes o prefectos es lo que piden gobernadores, intendentes y también vecinos, pero que eso no soluciona el problema de inseguridad. El delito no baja, sino que se muda. Y la Policía Bonaerense, también. “Tenés que hacer un poco por la demanda y otro por intentar atacar el problema de fondo”, argumentan. Y agregan que Macri es defensor de ese “sistema dinámico”.
Desde ambos ministerios reconocen las diferencias, pero las catalogan como algo normal y propio de la gestión. “El equipo es todo y trabajamos bien. Es un momento único para que lo arruinen los egos y somos conscientes”, confesó una fuente cercana a Bullrich. Ritondo, a su vez, reconoció que tienen “distintas visiones sobre algunas cosas”, destacó que los dos tienen “temperamento fuerte”, pero aclaró que al momento de trabajar lo hacen “en forma conjunta”.

Más allá de las declaraciones cordiales, cada vez que la seguridad es noticia aparecen los rumores de una eventual salida de Bullrich del cargo. Y justamente, Ritondo es uno de los que aspira a ese puesto. “Si me llevo a Cristian, Vidal me mata”, dicen que dice Macri.