POLITICA RECESO LEGISLATIVO

Macri vetó tres leyes impulsadas desde el kirchnerismo

El senador Abal Medina calificó como "Capitán Veto" al Presidente luego de que éste aplicara el veto sobre tres flamantes normativas emanadas desde el Congreso.

Dibujo de Temes
Dibujo de Temes Foto:Pablo Temes

En medio del receso del Congreso, el presidente Mauricio Macri decidió vetar tres leyes, originadas en el seno del kirchnerismo, que se enmarcaban en el ámbito de la salud y del trabajo. Los vetos recayeron sobre la ley de expropiación del hotel Bauen, la reinstauración de un salario mínimo profesional y la ley de prevención de la trombofilia.

El más reciente de los casos es el relacionado con el Bauen. El Gobierno decidió el veto de la expropiación del hotel Bauen debido a que las "obligaciones" que emanan de esa acción "resultarían sumamente gravosas para el Estado nacional". El decreto 1302/2016, publicado este martes en el Boletín Oficial con la firma del presidente Mauricio Macri, y del jefe de Gabinete, Marcos Peña, expresa entre sus argumentos que la expropiación favorece "exclusivamente a un grupo particularizado sin traducirse en un beneficio para la comunidad en general".

"Las obligaciones mencionadas precedentemente resultarían sumamente gravosas para el Estado nacional, favoreciendo exclusivamente a un grupo particularizado y sin traducirse en un beneficio para la comunidad en general", señala la norma. Además, afirma que "el proceso expropiatorio implicaría un severo perjuicio en la posibilidad de asignar por parte del Poder Ejecutivo nacional los recursos económicos disponibles a otras necesidades básicas insatisfechas para el conjunto de la población, exclusivamente en beneficio de una situación particularizada que sólo afecta a un grupo de personas que se hallan comprometidas en las actividades que se desarrollan en el inmueble en cuestión".

La expropiación del hotel Bauen, que es administrado desde hace 14 años por una cooperativa de trabajo, se concretó en la última sesión ordinaria del Senado, cuando el proyecto recibió 39 votos afirmativos contra 17 negativos, principalmente del oficialismo y de las fuerzas afines.

En segundo lugar, el gobierno vetó ayer la ley que impulsaba la detección precoz de la trombofilia, patología que puede provocar abortos y muerte fetal, al considerar que está "expresamente desaconsejada" la práctica de estudios tempranos "aun en edad pre fértil y fértil en mujeres asintomáticas", y destacó que la norma fue cuestionada por asociaciones médicas especializadas. El veto total de la norma, sancionada el 23 de noviembre por el Congreso, se publicó hoy en el Boletín Oficial mediante el decreto 1.281, que lleva las firmas del presidente Mauricio Macri, el jefe de Gabinete, Marcos Peña, y el ministro de Salud, Jorge Lemus.

La norma buscaba la "detección precoz de la trombofilia, el control y el tratamiento de la misma, en mujeres en edad pre fértil y fértil". El Poder Ejecutivo, en el decreto de veto, argumentó que esos objetivos "se justificarían en el caso de tratarse de una patología desconocida y/o no correctamente diagnosticada". En ese sentido, advirtió que "en este caso existe amplio conocimiento de los profesionales médicos, tanto de la metodología de estudio y tratamiento de personas con antecedentes de trombosis, como del contexto de la investigación causal de pérdidas de embarazos".

En los considerandos del decreto de veto, el PEN destacó que "el estudio temprano, aun en edad pre fértil y fértil en mujeres asintomáticas, no solo no se encuentra recomendado por entidades científicas nacionales e internacionales, sino que está expresamente desaconsejado".

El senador Juan Manuel Abal Medina repudió el veto de Macri, a quien refirió en sus redes sociales como “Capitán Veto” y afirmó que, una vez más, el presidente recorta derechos sociales de manera unilateral, subestimando el rol del Congreso.

Por último, en tercer lugar, se publicó en el mismo Boletín Oficial el veto a la ley que modificaba parcialmente la ley de Contrato de Trabajo, estableciendo el salario mínimo profesional. El proyecto había sido impulsado en Diputados por el kirchnerista chutense Mario Pais. En los fundamentos del veto se consignó: “Por su rigidez y antigüedad conceptual, resulta contraria al modelo racional y moderno de regulación laboral que se busca promover en la actualidad, basado en la creación y protección del empleo, pero alejado de toda esclerosis legal que impida el desenvolvimiento de nuevas y creativas formas de organización del trabajo”.

El presidente del bloque de diputados del FPV-PJ, Héctor Recalde, afirmó que el veto presidencial a la ley sancionada para restablecer el Salario Mínimo Profesional “constituye un paso más del gobierno en su intención de imponer la flexibilización laboral de los 90”. El derecho estuvo incorporado a la Ley de Contrato de Trabajo (LCT) en su texto originario de 1974 y fue derogada por la dictadura en 1976.