POLITICA PELEA BONAERENSE


Malena Galmarini, una candidata sin filtros para confluir con Stolbizer

Su opinión sobre las apariciones públicas de Juliana Awada. Las reacciones políticamente incorrectas. Las familias ensambladas. Una elección clave sin espacio para salir tercero.

PERFIL COMPLETO

Juntas. Margarita y Malena compartieron hasta ahora media docena de reuniones: hablaron de la agenda del Congreso y de los hijos.
Juntas. Margarita y Malena compartieron hasta ahora media docena de reuniones: hablaron de la agenda del Congreso y de los hijos. Foto:Prensa Frente Renovador
“Debería ser abolido el título de primera dama, la connotación es una mierda, del tiempo del ñaupa”, se enfurece Malena Galmarini ante las fotografías de los besos y paseos en bicicleta de Mauricio Macri y Juliana Awada por el Central Park. Galmarini es en gran medida la antítesis de Awada. Políticamente incorrecta. Militante. Puteadora. Peronista. Y una carta preparada para jugar en la provincia de Buenos Aires si Sergio Massa consolida una alianza con Margarita Stolbizer.

Las encuestas muestran un escenario de tercios en la Provincia, que se reparten entre el macrismo, la eventual alianza entre Massa y Stolbizer, y el kirchnerismo. Si los hermanos Ethan Coen y Joel Coen tuvieran que reescribir un western bonaerense, bien podrían llamarlo "Sin lugar para los terceros". El tercer puesto es un resultado calamitoso para cualquiera de los contendientes. A Macri y a María Eugenia Vidal les generaría un daño inquietante a su gobernabilidad. A Fernández de Kirchner la empujaría definitivamente hacia la intrascendencia política. Y a Massa le arrasaría sus aspiraciones presidenciales.

Stolbizer y Galmarini se cruzaron media docena de veces. “No la conozco demasiado”, reconoce la dirigente del Frente Renovador. Hablaron sobre la agenda de proyectos del Congreso y, sobre todo, sobre sus hijos. Ambas saben que la campaña puede encontrarlas en una misma lista.

Para el massismo, el primer obstáculo a superar es la propia Malena: conocen las dificultades de exponerla ante los medios. “No tengo filtro, digo cosas inoportunas”, se justifica ante los colaboradores. Alcanza con recordar su cruce con Daniel Scioli en un estudio de televisión para creerle:

—¿Cómo estás, Male? —le había preguntado el entonces gobernador.
—Con vos, para el orto. ¿Cómo voy a estar, pedazo de forro? —respondió Malena. A Jaime Duran Barba le daría un soponcio.

Galmarini sigue convencida de que el gobierno de Scioli estuvo detrás del ladrón que entró a su casa en Tigre y que todavía en el presente opera para evitar que la investigación judicial llegue a buen puerto. Fue el detonante de aquella explosión. Y lo mantiene: “Con Scioli no voy ni a la esquina”, advierte en el presente.

De Awada cree que prestarse al marketing de la idealización de una esposa sin contradicciones “les hace muy mal a las mujeres”. “Hay una responsabilidad de género, Juliana tiene dos hijas mujeres, debería hacer algo; si no quiere militar por las mujeres, al menos que no acentúe los estereotipos, yo me alegro cuando mi hija se le planta al padre y le responde ‘a vos qué te importa’ si le pregunta con quién estás chateando. A mí me da náuseas el uso político de Antonia (la hija de Macri y Awada); en la Argentina las niñas son las más pobres entre las mujeres, no se puede usar como modelo de niña. Además Juliana y Macri tienen otros hijos que no aparecen, como si se ocultara que son una familia ensamblada, es un reflejo conservador, la búsqueda de la imagen de una familia tradicional, y no hay nada que ocultar; yo también vengo de una familia ensamblada”, dice en referencia a las dos hijas que su padre, Fernando Galmarini, tuvo con su primera esposa.

La proclama entra en contradicción con los antecedentes. Las imágenes de Sergio Massa con sus hijos también encontraron un lugar en los medios de comunicación en la campaña legislativa de 2013. Juntos festejaron el triunfo frente a los flashes. Pero aquello que otras fuerzas usaron esporádicamente, la comunicación del macrismo lo convirtió en central y sistemático.

Galmarini está embarcada en lograr la aprobación del proyecto que establece la paridad de candidatos en las listas, entre hombres y mujeres. “Dicen que estamos armando esto para buscar cargos para las minas, pero es una cuestión de justicia, somos la mitad de la población y seguimos funcionando como si fuéramos una minoría”, argumenta en diálogo con PERFIL. La confluencia de Stolbizer con el Frente Renovador es incómoda para el oficialismo. Por eso, el gobierno de Mauricio Macri prefiere mantener vigente a Cristina Kirchner. Y se aferra a la imagen positiva de Vidal. Como nunca antes, las mujeres definirán la suerte.

Por la paridad en las listas de candidatos

Malena Galmarini se mostró con Victoria Donda en San Isidro para promover el proyecto que impulsa la paridad entre hombres y mujeres en las listas de candidatos. “No peleamos por cargos ni por nombres”, aseguran frente a las críticas.

Aprovecharon para cargarle presión a la gobernadora María Eugenia Vidal frente a la resistencia que muestra un sector del macrismo ante la propuesta. “Esperamos que el compromiso de Vidal como gobernadora y conductora de ese espacio va a terminar aflojando las tensiones en su bloque de diputados”, dijo Galmarini.

Colombia. Sergio Massa, por su parte, asistirá mañana a la firma del acuerdo de paz en Colombia, entre las FARC y el gobierno colombiano.
 
Massa fue invitado por el presidente Juan Manuel Santos. También visitará la ciudad de Medellín, que es considerada un modelo en la lucha contra el delito.