POLITICA

Massa arrasó en los votos y envió mensajes a la Rosada

El diputado electo agradeció a sus oponentes y a Scioli por los llamados. Advertencias y promesas.

PERFIL COMPLETO

Foto:DyN.

El líder del Frente Renovador y futuro diputado bonaerense Sergio Massa repitió su cábala de las PASO y llegó a las 9 en punto al búnker. Se saludó con Darío Giustozzi, Martín Redrado y vio resultados oficiales por las pantallas. Esperó a que Macri, Cobos, Carrió y Boudou dieran sus discursos. Recién a las 22.36 subió al escenario, ya confiado de su pose triunfante y su "militancia renovadora" que llegó desde Tigre, San Fernando, San Isidro, Malvinas Argentinas, San Martín y Almirante Brown, los municipios de sus intendentes aliados.

"Quiero agradecer a Francisco de Narváez, a Margarita Stolbizer, a Martín Insaurralde y al gobernador (Scioli)... Todos llamaron para felicitar", señaló Massa. "Somos la primera fuerza en la Provincia", anunció.

El jefe comunal de Tigre agradeció "a referentes como Roberto Lavagna y Carlos Reutemann, que nos acompañaron a lo largo de toda la gestión. Y muy especialmente a mi familia, a mis viejos, a mis hijos, a mi compañera Malena, que se bancó toda la campaña".

Pese al personalismo que le imprimió a la campaña, el intendente de Tigre aseguró que "nadie gana solo una elección". "Es un equipo que se construyó", sostuvo, al tiempo que "la politica debe tener la mano extendida siempre al ciudadano de a pie, el que tiene problemas", consideró.

"La victoria no nos da ningún derecho, nos genera compromiso y responsabilidad con quienes nos votaron. Seamos respestuosos, aceptemos las diferencias", indicó ante un bunker colmado de militantes.

"Mañana nos vamos a romper el alma para cumplir cada uno de los compromisos. Hacemos un llamado a la reflexión a toda la dirigencia, a todo el arco político: hoy habló la gente y dio un mensaje contundente. Les pedimos que escuchen el mensaje, con un salto de calidad de nuestra dirigencia".

Massa también pidió al kirchnerismo y a la oposición "salir de la lógica vulgar de la pelea de uno contra otros porque, en definitiva, somos todos argentinos y necesitamos que a la Argentina le vaya bien". Ese no fue el único mensaje para la Casa Rosada. "Dejemos de gastar en publicidad y pongamos la plata en seguridad, que es lo que necesita la gente", lanzó.

 

Promesas. El dirigente también habló de algunos de sus proyectos, divididos según equipos. Uno, en la "malnutrición infantil que debemos vencer; un segundo equipo, en calidad educativa y un equipo que aporte ideas a muchos municipios para mejorar la realidad en materia de inseguridad", enumeró. "Vamos a votar la ley de obligatoriedad de cámaras. Hay que cambiar el Código Procesal Penal para que los chorros dejen de entrar por una puerta y entrar por otra", apuntó.

El tigrense también trató de enviar un guiño a los empresarios. "Quiero convocar a todos los sectores para que desde la humildad podamos sentarnos seriamente a pensar el país mañana y a diez años", proclamó. "Hay que darle certidumbre a los argentinos, para saber cuáles van a ser las reglas para invertir", señaló.

¿Aliados? Pese a que el jefe de Gobierno porteño, Mauricio Macri, aclaró que no hará alianzas con "exfuncionarios" ni con "intendentes del Frente para la Victoria" su primo, el intendente de Vicente López, Jorge Macri, se mostró independiente del PRO que lo llevó al municipio y estuvo presente en el "palco" principal del escenario massista.

Para Cristina. Un grupo de seguidores massistas dedicó el triunfo del intendente de Tigre a la jefa de Estado. "Es para vos, es para vos, Cristina p... la p... que te parió", coreaban. Sólo pudieron hacerlo una vez: un "puntero" pidió que no "haya agresiones". "Están todos muertos", gritó otro.

 

(*) De la redacción de Perfil.com



Diego Gueler (*)