POLITICA LA CAMPAÑA PORTEÑA

Massa espera a Lavagna y convoca a Ocaña para competir en Capital

El diputado y la legisladora iniciaron conversaciones. Necesita un candidato para restarle votos al progresismo. Ya descartó a Redrado.

Foto:Cedoc

La pelea electoral en Capital Federal y la necesidad de contar con un candidato capaz de pelear la jefatura de gobierno porteña mantiene ocupado a Sergio Massa. Mientras espera una respuesta de Roberto Lavagna, y ya descartó a Martín Redrado, el diputado del Frente Renovador avanza en conversaciones con Graciela Ocaña.

Semanas atrás, Daniel Amoroso, hombre de confianza de la legisladora de la Ciudad, se reunió con Massa y le confesó que la mejor opción para que Ocaña compita como jefa de gobierno porteño en 2015, sería de la mano del tigrense. Las conversaciones con el massismo continuaron a través de Diego Kravetz, uno de los delegados del armado del Frente Renovador en Capital Federal y encargado de advertirle a Amoroso que el espacio de Massa podría tener otro candidato. Esto provocó que Amoroso no descartara las propuestas del PRO quien también pretende sumar a la ex titular del PAMI, con quien mantiene el diálogo abierto. Otro de los canales entre Massa y Ocaña es Hugo Quintana, secretario general de APOC, que en las últimas semanas hizo de nexo. Lo cierto es que Sergio Massa y Graciela Ocaña mantienen una buena relación desde hace años. Incluso su marido, se ganó la confianza del diputado cuando trabajó en la Anses para él.

Las encuestas están hechas y entusiasman al massismo porque, según los números que manejan, si Ocaña compitiera bajo el sello de Massa, obtendría el 18% de los votos. Incluso, creen que este número puede crecer, ya que el 63% de los encuestados, dice no saber que Ocaña es candidata.

Por su parte, Ocaña le aportaría a Massa el ala progresista que necesita para competir contra UNEN en la Ciudad, y le daría un candidato competitivo que pueda pelear el segundo lugar en el distrito comandado por Mauricio Macri.

Sin embargo, el tigrense pretende tener una última conversación con el ex ministro de Economía, Roberto Lavagna. Hace unos meses, el massismo le ofreció ser candidato a jefe de gobierno porteño, pero Lavagna optó por el silencio. Desde el entorno de Massa, creen que en las próximas semanas el tigrense y el ex ministro, se reunirán cara a cara para intentar convencerlo por última vez de que sea protagonista en la elección porteña.  

La otra opción con la que en un principio contaba Massa era Martín Redrado. Pero días atrás, cuando Luciana Salazar comenzó a hablar de “maltrato” por parte de su entonces novio, Massa decidió descartar la candidatura porteña del ex titular del Banco Central.



Rosario Ayerdi